Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hijo de Picasso y nieto de Velázquez

Richard Hamilton trae al Prado la serie que creó a partir de 'Las meninas'

El 90º cumpleaños de Picasso (1881-1973) fue el pretexto perfecto. Sesenta de los mejores artistas del mundo regalaron al pintor malagueño una obra inspirada en su universo. Y el británico Richard Hamilton (Londres, 1922), leyenda y precursor del pop art, lo vio claro: se decantaría por Las meninas que Picasso recreó a partir de Velázquez. El resultado fue un aguafuerte de pequeño formato en el que el artista luce un vestuario especial: en lugar del oscuro hábito de Caballero de Santiago, Picasso lleva en su pecho una hoz y un martillo. Además, deconstruyó el aspecto de la infanta por la vía del cubismo. Los trabajos preparatorios, cinco dibujos preliminares y seis pruebas de estado se exponen desde hoy en una de las nuevas salas nobles del Museo del Prado, junto a un dibujo y tres pruebas realizadas por Goya, que también se sintió inspirado por Las meninas.

Hamilton, de 88 años, sonreía ayer ante el resultado de esta exposición comisariada por Manuela Mena. "Me encantaría que mis amigos vieran esto. Lo malo es que ya sobreviven muy pocos", se lamentaba. ¿Qué es lo que le llamó más la atención del cuadro de Velázquez? "Todo", aseguró Hamilton. "Es la obra que más me ha impresionado nunca. Contiene el concepto de arte total. Nunca me he podido desprender de la emoción que sentí la primera vez que lo contemplé, hace ya muchos años. De él, no puedo escoger nada. Es como si me preguntan cuál es el plato que más me gusta de elBulli, no puedo distinguir uno de otro".

El espíritu juguetón y corrosivo que sobrevuela la vida y la obra de este artista estuvo bien presente en su visita al Prado. Colocó una hoz y un martillo sobre el pecho de Picasso porque, aclaró, éste "siempre dijo que era comunista". "Algo que yo nunca me creí en el fondo. Marcel Duchamp escribió en uno de sus ensayos que la versión de Picasso era un cuadro hilarante. Es verdad que está cargado de humor. Tanto Picasso como Duchamp fueron maestros también a la hora de desacralizar el arte". Hamilton recordó que su trabajo tiene un homenaje especial a Picasso. Realizó el aguatinta con Aldo Crommelynck, el grabador con el que Picasso elaboró sus estampas durante más de 20 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de marzo de 2010