Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel pide expulsar del euro a los incumplidores

La canciller alemana Angela Merkel defendió ayer que la Unión Monetaria pueda expulsar "como último recurso" a los países que "incumplan reiteradamente y a largo plazo" las condiciones del Pacto de Estabilidad. En su discurso presupuestario ante el Bundestag (Cámara baja del Parlamento), Merkel rechazó además acudir "precipitadamente" en socorro de Grecia y volvió a apoyar la creación de un Fondo Monetario Europeo.

La canciller democristiana propuso atajar "de raíz" los problemas del euro, con medidas de ahorro como las recientemente decididas por el Gobierno griego. Grecia atraviesa una crisis presupuestaria descrita por Merkel como "el reto más difícil al que se ha enfrentado el euro". El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, replicó que hay "cero posibilidades" de que Grecia abandone la eurozona.

En cuanto a los presupuestos alemanes, cuya aprobación debate el Bundestag durante esta semana, la jefa del Gobierno advirtió de que el país se enfrenta a una "tarea enorme, hercúlea, en los próximos años".

La tarea de pagar sus deudas. La coalición entre democristianos (CDU) y el partido liberal FDP ha acordado para 2010 un presupuesto de 320.000 millones de euros, con un endeudamiento de 80.200 millones. Merkel comenzó su discurso reconociendo que "es justo el doble del mayor endeudamiento federal, adquirido en 1996". Aquél fue consecuencia de los gastos de la unificación alemana en 1990. El récord alcanzado es, según el Gobierno, necesario para superar la crisisy reactivar la primera economía de Europa.

Medidas de ahorro

Merkel anunció también "duras medidas de ahorro" para combatir un déficit estructural de 67.000 millones de euros entre 2011 y 2015, "para que los presupuestos de 2016 contemplen un endeudamiento de 10.000 millones como máximo". No obstante, la canciller habló de reducir la carga fiscal de las clases medias, sin especificar cuándo ni cómo.

Salió Merkel en defensa del modelo exportador alemán, criticado esta semana por la ministra de Hacienda francesa Christine Lagarde. Merkel amparó el superávit comercial alemán en su intervención, asegurando que Alemania "no renunciará a su solidez porque sus exportaciones se vendan mejor que las de otros países". Para la canciller, está en juego "la competitividad de nuestro continente". Además, la democristiana mandó una reconvención a Londres en apoyo de la regulación de los fondos de alto riesgo, bloqueada por el Gobierno británico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 2010