Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barroso afirma que sacar a un país del euro es una hipótesis "absurda"

El Ejecutivo comunitario no descarta que Grecia acabe solicitando la ayuda al FMI

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha advertido hoy de que sacar un país de la zona euro es una hipótesis "absurda" que no contemplan los tratados europeos. "No se puede contemplar en el marco actual. Iría incluso contra los tratados", ha afirmado el jefe del Ejecutivo comunitario en una entrevista al canal de televisión France 24.

Barroso ha salido con estas palabras al paso de las reclamaciones de la canciller alemana, Angela Merkel, que esta semana ha pedido a la UE que se establezcan mecanismos para expulsar a un país de la eurozona ante un reiterado incumplimiento del Pacto de Estabilidad.

Además, sin salir de la crisis de la deuda de la República helena, no ha descartado que Grecia pueda recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI). "No es una cuestión de prestigio, es una cuestión de ver cuál es la mejor manera de responder a la situación", ha declarado antes de insistir en que puesto que "Grecia ha tomado decisiones muy valientes y muy difíciles que sin duda tienen un costo para el pueblo griego, ahora los otros Estados miembros tienen que asumir sus obligaciones, en particular en la zona euro, para garantizar la estabilidad de la zona". Asimismo, ha advertido de que Grecia no puede "esperar a un fondo monetario europeo para dar una respuesta" a la situación del país, la "más urgente" a la que se enfrente la UE en estos momentos.

Sin embargo, el recurso de acudir al FMI sigue siendo una segunda opción para Bruselas, aunque cada vez hay más países, especialmente Alemania, que la contemplan con buenos ojos. Ayer, el primer ministro griego, Yorgos Papandreu amenazó a la Comisión Europea con incumplir su severo plan de ajuste y llamar a la puerta del Fondo si sus socios europeos no aprueban la semana que viene las ayudas.

Sobre este extremo, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, uno de los pesos pesados del Ejecutivo de la UE, se ha mostrado a favor de que los líderes de la UE "concluyan" el jueves próximo la definición de un mecanismo europeo de rescate financiera de emergencia para Grecia. Para el mandatario griego, esa decisión al más alto nivel, que no implicaría necesariamente la entrega de ninguna ayuda inmediata, haría desistir a los especuladores y rebajaría la presión que sigue existiendo sobre los bonos del Estado griego. "Es importante que la Unión Europea, la semana que viene, llegue a una conclusión política específica sobre un marco europeo para una acción coordinada si fuera necesaria y es solicitada", ha explicado.

En la definición técnica de dicho "marco" han venido trabajando intensmente la Comisión Europea y los ministros de Finanzas de la zona euro, pero la decisión política sobre su puesta en marcha se ha dejado en manos de los jefes de Estado o Gobierno. "Es importante que, políticamente, concluyamos el trabajo que hemos hecho", ha añadido Rehn.

Deutsche Bank advierte del impacto de la quiebra de Grecia en la banca alemana

El presidente de Deutsche Bank, Josef Ackermann, ha afirmado que la quiebra de Grecia tendrá efectos dramáticos en la industria financiera. Ackermann aboga por dar ayudas al país heleno. "Si no estabilizamos Grecia, nuestro siguiente problema serán los bancos", ha resaltado Ackermann en un coloquio celebrado en Francfort.

El presidente del mayor banco privado germano ha aventurado que los efectos de la bancarrota no se limitarán a Grecia pues, según él, también hay "bancos alemanes con millones en el fuego" de ese país. Los bancos alemanes son los terceros acreedores de Grecia, con 43.000 millones de euros invertidos en distintos instrumentos financieros, incluido bonos públicos.

Más información