Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos investiga los acuerdos de Wall Street con Grecia

Nadie en Washington se fía de Goldman Sachs, y la crisis fiscal de Grecia apuntaló más las sospechas. La Reserva Federal y el regulador del mercado de valores van a examinar si en las actividades de la firma relacionadas con la deuda soberana del país helénico se cometieron abusos.

Ben Bernanke dijo que el banco central está revisando los "acuerdos de derivados" acordados con el Gobierno griego, que podrían haber ayudado a Atenas a tapar su agujero fiscal con complejas operaciones monetarias en divisa extranjera. También investiga a otros bancos, que no citó.

Christopher Dodd, presidente del comité bancario del Senado, preguntó si habría que prohibir este tipo de transacciones. Ben Bernanke le respondió que si las actividades con derivados "se usan con intencionalidad para desestabilizar una compañía o un país, son contraproducentes".

Goldman Sachs insiste en que esos acuerdos son legales, y explica que "muchos países" recurren al mercado internacional de deuda para cubrir sus necesidades financieras. Bernanke aprovechó para defender que la Fed consolide la supervisión de la gran banca, para poder regular actividades como éstas.

Rehn vigila el ajuste

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, se trasladará la semana próxima a Grecia para examinar la aplicación del plan de ajuste que llevan a cabo las autoridades griegas, informa Andreu Missé. Los funcionarios de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional regresaron ayer de su visita iniciada el pasado lunes. Hoy presentarán su informe al comisario.

A pesar de las movilizaciones y las huelgas, las autoridades griegas están dispuestas a seguir con su plan de ajuste y califican de "esperadas" las reacciones. El recorte del gasto previsto se produce en una situación de contracción económica más aguda de lo esperada, lo que dificultará lograr la reducción del déficit público en cuatro puntos en 2010, tal y como se ha comprometido Atenas.

A la vista de estas dificultades, fuentes próximas a los inspectores han indicado que Grecia posiblemente sólo pueda lograr una reducción del déficit del 2%. Sin embargo, una fuente comunitaria precisó que, más que la cifra del 4%, "lo importante es la dirección tomada, y si se logra el 3% ya sería suficiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010