Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de una mujer oculta el cadáver descuartizado en la AP-7

Detenido el ex marido de la víctima como presunto autor

Los Mossos han detenido a Miguel C. P., de 40 años, español y vecino de Alcover (Baix Camp), acusado de asesinar a su ex esposa en circunstancias escabrosas. Parte del cadáver de la víctima, de 36 años y nacionalidad bielorrusa, fue hallado el pasado sábado junto a la autopista AP-7 a la altura de Sant Sadurní d'Anoia (Alt Penedès), a unos 70 kilómetros de donde se habría producido el asesinato. El supuesto homicida descuartizó el cuerpo de la mujer y lo ocultó en distintos puntos a lo largo de la autopista para dificultar su localización, señalaron fuentes de la investigación. El acusado, detenido el pasado miércoles, pasó ayer a disposición judicial.

El acusado denunció la desaparición de la mujer el pasado martes, pero aseguró que se había ido del país de forma voluntaria. Tras inspeccionar el domicilio de la víctima, la policía no detectó ninguna evidencia de que la mujer hubiera marchado de forma voluntaria o planificada. Sí se localizaron indicios de criminalidad que los agentes no detallaron, pero que vinculaban al ex marido con la desaparición de la mujer. Los Mossos se dirigieron al domicilio de éste para tomarle declaración y acabó detenido. El acusado aseguró ser inocente, pero su relato presentó incongruencias de peso. El hombre terminó confesando el crimen y su declaración permitió localizar el cadáver. La pareja se había divorciado hace meses de forma conflictiva pero no violenta, precisaron vecinos del acusado que no supieron entrever el motivo del crimen cometido el anterior fin de semana. El estado del cadáver ha impedido por ahora precisar las circunstancias de la muerte. La policía sopesa que se habría producido por arma blanca y que el presunto asesino habría empleado después otras herramientas para cercenar el cuerpo de la fallecida. El suceso sacudió ayer la localidad de Alcover. "Nadie se lo cree, aquí nos conocemos todos y esto parece surrealista", comentó sorprendido un vecino del Serradal, zona del municipio en la que se encuentra la vivienda del detenido". Es un hecho lamentable. Que algo así haya pasado en nuestro pueblo nos consterna a todos", lamentó el alcalde de la localidad, Anton Ferré.

"En Alcover nadie se lo cree. Todos nos conocemos y esto parece surrealista"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de febrero de 2010