Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CÁNDIDO MÉNDEZ | Secretario general de UGT | El debate de la reforma laboral

"El cambio laboral no es la solución de la crisis"

Desde que salió de La Moncloa, donde recogió la propuesta de reforma laboral del Gobierno, hasta que responde a EL PAÍS apenas ha parado. El viernes por la noche, Cándido Méndez (Badajoz, 1952) fue a un homenaje a Inés Sabanés, de IU; por la mañana, madrugón para dar uno de sus paseos antes de empezar a trabajar. La entrevista comienza poco después de las 10.00. Antes, ha respondido a las preguntas de la cadena SER.

Pregunta. ¿La propuesta que les presentó Zapatero el viernes es la adecuada para esta situación?

Respuesta. Sí, si no se confunden planos. Se ha establecido una relación del contenido de la propuesta para los cambios laborales con el proceso de recuperación económica. A esto, un acuerdo laboral puede ayudar. Pero a los cambios laborales no se les puede atribuir la solución de los males de la economía española. El crédito no es accesible para las empresas y el consumo está bajo mínimos.

"Si hacemos unas manifestaciones fuertes harán mella en los políticos"

P. ¿Cuándo puede llegar el acuerdo?

R. Hay que ser muy ágiles. Primero se podrían seleccionar temas en los que podamos llegar a un acuerdo rápido.

P. ¿Ha cambiado mucho la propuesta esta semana?

R. Siempre hay comentarios, pero ha sido un proceso interno del Gobierno. El resultado nos da margen para abordar una buena reforma laboral, pero no como sinónimo de recorte.

P. Los sindicatos dicen que el texto no abre la puerta a abaratar el despido; la patronal, que permite hablar de todo. ¿Cómo se puede leer de forma tan distinta?

R. Hubiera sido más complicado que el documento hubiera estado escorado a un lado. Si se quiere buscar un punto de encuentro tiene que ser equilibrado para que todos podamos abordar aquellos temas que consideremos pertinentes.

P. ¿Está seguro entonces de que no se abre la puerta a abaratar el despido?

R. En el documento, no. Incluso hay una frase textual.

P. Zapatero habló ayer de ampliar el uso del contrato de 33 días de indemnización por año trabajado, ¿no es un abaratamiento encubierto?

R. No. El documento habla de reorientar un contrato que ya existe y que pactamos los sindicatos y la patronal en el 97. Con él, los que tienen contrato temporal pasan de cero patatero a una indemnización digna.

P. ¿Descarta que los costes de despido tengan que ver con la temporalidad y la alta tasa de paro juvenil?

R. El paro juvenil tiene que ver con la estructura económica de este país y eso tiene mucho que ver con tres factores: el desequilibrio de la economía sobre factores de bajo valor añadido, el tamaño de nuestras empresas (el 99,6% son pymes) y la cultura empresarial. No encuentro una razón contundente entre normas laborales y los problemas de los jóvenes.

P. ¿La propuesta de retrasar la edad de jubilación afectará a la negociación?

R. Creo que debemos aislar ese conflicto, pero habrá movilizaciones.

P. ¿No es una contradicción negociar en los despachos y protestar en la calle?

R. No. Forma parte de la estrategia tradicional de las organizaciones sindicales: conjugar el binomio negociación-presión. El planteamiento de las pensiones es una propuesta que se analizará en la comisión del Pacto de Toledo. Si hacemos unas manifestaciones fuertes, eso tiene que hacer mella en los grupos políticos.

P. En este tema, ¿Zapatero se mostró dispuesto a dar marcha atrás en la reunión del viernes?

R. No. Yo lo que vi es que el Gobierno quiere fraguar un consenso nacional.

P. ¿Esta semana hay acuerdo?

R. Estamos trabajando en ello. La próxima semana tiene que cerrarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010