Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Timoshenko logra el apoyo de las iglesias ucranianas

La primera ministra concluye la campaña con un gran rezo en Kiev

La primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, que se enfrenta el domingo al jefe de la oposición, Víctor Yanukóvich, por la presidencia del país, concluyó ayer su campaña con un golpe teatral, al convertir un rezo colectivo protagonizado por representantes de diferentes iglesias, en un mitin de apoyo a su persona.

Sobre el telón de fondo de la iglesia de Santa Sofía de Kiev y de una cincuentena de sacerdotes y obispos vestidos con sotanas y ropajes negros, Timoshenko, enfundada en un abrigo de pieles blanco, invocó la protección de Dios para su causa y consiguió que de forma explícita -por respaldarla con entusiasmo- o implícita -por prestarse a participar en el mitin- la apoyaran desde Filaret, el jefe de la iglesia Ortodoxa Ucraniana, al jefe de la Iglesia Grecocatólica (de rito oriental y subordinada al Vaticano), además del representante de la Iglesia Católica Romana, el obispo Markián, y distintos líderes de comunidades protestantes.

El presidente manda custodiar la sede de la Comisión Electoral Central

Yanukóvich concluyó su campaña en una clave más laica con un mitin junto a la iglesia de San Miguel y conexiones en directo con sus partidarios en diferentes lugares de Ucrania. Los últimos acordes de la pugna por la presidencia de Ucrania se realizaban en un clima de cierta tensión y ante un futuro incierto tanto desde el punto de vista político como económico, ya que ninguno de los resultados posibles garantiza estabilidad en este Estado vecino de la UE y de Rusia.

El presidente Víctor Yúshenko mandó a la policía a custodiar la Comisión Electoral Central de forma permanente (lo que no pudo llevarse a cabo por una cuestión formal) y Timoshenko anunció que acudía al Tribunal Constitucional para que dictaminara la validez de los cambios legislativos introducidos por el Parlamento en la ley de elecciones esta semana a instancias del partido de las Regiones.

En los alrededores de la Comisión Electoral Central y también junto a la sede del Gobierno, el partido de las Regiones ha montado ya tiendas de campaña. Por su parte, la primera ministra ha anunciado que sacará a la gente a la calle si ella considera que le arrebatan la victoria.

Los representantes de la OSCE han expresado su malestar por las modificaciones de la ley electoral entre las dos vueltas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010