Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo prevé 292 millones para las nuevas bonificaciones

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dio ayer a conocer el primer detalle de las nuevas medidas que el Gobierno prepara para combatir el paro. Desde diciembre suena la música, pero aún falta por saber la letra. Se iba a conocer el pasado viernes; pero la presión de los agentes sociales lo demoró hasta el 5 de febrero. Ayer Corbacho compuso la primera estrofa: las nuevas subvenciones a la contratación, las llamadas bonificaciones, contarán con 292 millones.

Las bonificaciones a las que se refería el ministro se centrarán en los jóvenes, los discapacitados y las mujeres víctimas de la violencia de género. Esto no implica que vayan a desaparecer las subvenciones a la contratación que ya existen, salvo acuerdo con sindicatos y empresarios.

El año pasado estas ayudas costaron unos 2.500 millones a las arcas públicas. Para éste, hay presupuestados 2.850 millones, de los que saldrán los casi 300 millones.

El ministro facilitó ayer este detalle en la segunda intervención de su comparecencia ante la Comisión de Trabajo del Congreso. En ella, además, informó de que la Seguridad Social ha tenido un superávit de unos 8.000 millones en 2009. Corbacho también afirmó que es partidario de prorrogar por otros seis meses -finaliza el próximo mes- la ayuda de 420 euros mensuales para parados que hayan agotado la prestación y el subsidio. Por último, anunció que este viernes el Gobierno dará luz verde al informe sobre la reforma de las pensiones.

No obstante, por la primera intervención, calificada como "lacónica" por la mayoría de grupos de la oposición, recibió muy duras críticas. "Usted es el ministro del fracaso del diálogo social", le espetó José Ignacio Echániz, del PP. "Es difícil intervenir sobre una intervención tan corta y escasa en medidas", abundó Gaspar Llamazares, de IU. Los ataques siguieron con los nacionalistas: CiU, PNV y Nafarroa Bai.

Economía sumergida

Sobre las polémicas declaraciones que realizó hace un par de semanas en relación al peso de la economía sumergida en el PIB, afirmó que el Gobierno no hace cálculos oficiales. Pero sí que reconoció que conoce informes, no elaborados por la Administración, que estiman cual es su tamaño.

Sobre este mismo tema, una hora antes de acudir al Congreso, Corbacho declaró a la cadena SER que en España "hay economía sumergida desde los Reyes Católicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010