Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios de Vigo y el PSdeG desacreditan la auditoría

"Mera propaganda" de la fusión, según Manuel Vázquez

La auditoría que avala la fusión de las dos cajas gallegas sería, en el mejor de los casos, "un informe más" que no cambia la opinión previa que ya venían exponiendo políticos y empresarios. Tanto el alcalde de Vigo, Abel Caballero, como el secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, recibieron ayer sus resultados con desdén y escepticismo. Ni due diligence ni auditoría, sino "mera propaganda" de los propósitos de la Xunta a favor de la fusión.

El informe presentado ayer por la consultora KPMG no puede llamarse due dilligence porque para eso las dos cajas tendrían que estar en disposición de fusionarse, y no es el caso, según recordó Caballero. Ni siquiera puede considerarse una auditoria en sentido estricto -añadió el alcalde y repitió momentos después Manuel Vázquez, antes de intervenir en el Club Financiero de Vigo-, ya que el informe, después de cuatro o cinco meses de trabajo, que es lo que suele durar una auditoría de esta envergadura, debe presentarse a las entidades auditadas para alegaciones, y tampoco se ha cumplido. "Está desacreditada: hace un mes y dos días que ya conocíamos este resultado", sentenció Caballero.

El resultado era "más o menos previsible", según Fernández Alvariño

Vázquez abundó en ello. "Feijóo ha roto una vez más las reglas de juego", dijo, con esa "auditoría a la carta" que "dictamina lo que ya dijo", que coincide con las propuestas de la Xunta y que actúa como "cortina de humo para esconder la realidad". "Cada vez hay más elementos unilaterales en este proceso", añadió el dirigente socialista, que atribuyó a la Xunta y a la Lei de Caixas "el gran golpe dañino" a las dos afectadas.

El Banco de España es el que conoce toda la información y el que va a decidir, subrayaron los empresarios, que tampoco alteraron su criterio previo de mantener las dos cajas. El resultado de la auditoría era "más o menos previsible" y "no hará cambiar nada", según José Manuel Fernández Alvariño, presidente de los empresarios pontevedreses. "Ambas cajas están bien", concluyó, en sintonía con lo que momentos después declaraba Jaime Borrás, presidente del Club Financiero de Vigo, y José García Costas, de la Cámara de Comercio. "No es lo que esperábamos", afirmó éste a propósito de la auditoría y como anticipo de un análisis más profundo: "Hay que ver si hay alguna razón para cambiar de parecer".

Los portavoces de los otros dos grupos municipales no dudaron. Para Santiago Domínguez, teniente de alcalde nacionalista, la auditoría demuestra que la fusión es "viable, solvente y eficaz" y, para el popular José Manuel Figueroa, que "Caballero se queda solo en el asunto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 2010