Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa culpa a la Xunta del secado de la laguna de Valdoviño

Álvarez protesta a Medio Rural por unas obras en la zona

Mientras las cosas se hicieron como siempre las habían hecho los vecinos de la zona, la laguna de A Frouxeira, en Valdoviño, desaguaba perfectamente. Así se lo comunicaron a los técnicos de la Xunta y a la propia Consellería de Medio Rural cuando abrió una gran zanja de canalización, con la que se pretendían evitar las continuas inundaciones del paseo marítimo de la zona. Pero les hicieron caso omiso, y el humedal, blindado por cinco figuras de protección, se ha quedado seco. La alcaldesa, Isabel Álvarez, responsabiliza a la Xunta, a la que remitirá un escrito de protesta.

A Frouxeira es Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de Especial Protección para las aves (ZEPA), humedal de importancia internacional (Ramsar), Zona de Especial Protección de los Valores Naturales y Humedal Protegido. Semejante amparo no impidió a la Xunta destruir la barrera de arena que regulaba el nivel hídrico de la laguna, de forma que, a pesar de las últimas lluvias, el humedal está prácticamente seco.

"La gente del pueblo es la que más sabe de esto, y sabía muy bien cómo había que hacer para desaguar la laguna. El problema es que no se les ha hecho caso", lamenta la alcaldesa, de Terra Galega. La regidora escribirá una carta a la consellería que dirige Samuel Juárez para exigirle explicaciones y recordarle que el ayuntamiento ya había puesto objeciones a la técnica empleada por los operarios de Medio Rural.

El conflicto viene ya del mandato del Gobierno bipartito, cuando en 2008 el Ayuntamiento de Valdoviño propuso las obras, pero recibió la negativa de la Consellería de Medio Ambiente, de la que entonces dependía Conservación da Natureza. "Nos amenazaron con denunciarnos si tocábamos algo", asegura Isabel Álvarez. Fue ya con el Gobierno del Partido Popular, entre noviembre y diciembre del año pasado, cuando se efectuaron los trabajos, con la consecuencia del desecado de la laguna. La Xunta sostiene que el humedal está en perfectas condiciones.

La organización ecologista Adega califica lo ocurrido de "atentado ecológico". Sin llegar tan lejos, la alcaldesa lamenta los daños provocados en un humedal que constituye "el principal bien de Valdoviño".

"La laguna tiene que estar en perfectas condiciones; no se puede poner en peligro ni el humedal, ni las aves, ni nada", agrega Isabel Álvarez. Adega, mientras, denunciará las obras y sus consecuencias ante la oficina de Ramsar, ante la Comisión Europea y ante el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 2010