Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas a la dependencia continúan atascadas

Feijóo prometió que 16.000 grandes dependientes cobrarían las ayudas este año

Si había atasco con el bipartito, con la Xunta de Feijóo no han mejorado las cosas. La aplicación de la Ley de Dependencia mantiene las deficiencias que la caracterizan desde su entrada en vigor, sin que la Consellería de Traballo e Benestar haya logrado reducir más que ligeramente las listas de espera. Los últimos datos del Ministerio de Sanidad y Política Social, publicados esta semana, revelan que todavía hay en Galicia 40.829 solicitantes de prestaciones pendientes de recibirlas, frente a las 41.130 que había a 1 de junio, cuando el Gobierno del PP llevaba sólo unas semanas en el cargo, por lo que la lista de espera se ha rebajado en apenas 309 personas. Las prestaciones que se han puesto en marcha superan por lo tanto a las nuevas solicitudes, pero con un ritmo tan bajo que llevaría décadas alcanzar los objetivos que el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, asumió en su debate de investidura, cuando prometió que los 16.000 grandes dependientes cobrarían las ayudas antes de rematar el año. En realidad, eran bastantes más los grandes dependientes que había entonces en Galicia, de acuerdo con las cifras del ministerio, que en junio de 2009 contaba 25.854 solicitudes. La conselleira de Benestar Social, Beatriz Mato, acusó a sus predecesores de tener "ocultos" a 11.000 dependientes severos. Los últimos datos conocidos, que reflejan la situación a 1 de diciembre pasado, revelan que en Galicia hay 72.834 personas que han solicitado acogerse a la ley. El número de dictámenes asciende a 62.792, y el de personas a las que se le ha reconocido el derecho a prestación, a 50.492. De estas últimas, están cobrando 32.005. Los otros 40.829 solicitantes esperan que se resuelvan sus expedientes. Si se comparan con los datos del semestre anterior, las prestaciones han aumentado en 4.575, pero las solicitudes lo han hecho casi otro tanto: 4.270. Los dictámenes sí experimentaron un notable incremento, de 13.445, en tanto que el de personas con derecho a prestación lo hizo en 9.116. Pero las ayudas tardan en hacerse efectivas, y el tapón continúa. La evolución de Galicia no difiere mucho de las restantes autonomías, aunque está a años luz de las promesas electorales del PP. En comparación con su población, Galicia ocupa el décimo puesto de las 17 comunidades más Ceuta y Melilla. Todo esto, según los datos del Ministerio de Sanidad, cuestionados por la Xunta, que desde el cambio de Gobierno en Galicia viene discrepando con las cifras ministeriales La Xunta puede presumir de efectuar más dictámenes que la media estatal respecto al número de solicitudes. Está en el 90,73%, frente al 89,23% del conjunto de España, gracias a los dictámenes de los grandes dependientes. Al 78,97% de las personas examinadas se les reconoció el derecho a prestación. El desglose que hace el ministerio por el tipo de prestaciones, con datos algo anteriores al 1 de diciembre, cifra en 28.589 los beneficiarios de ayudas, aunque un pequeño número de ellos cobra más de una. Así, el número de prestaciones es de 29.426, lo que supone una relación de 1,03 por cada beneficiario. La más común es la ayuda económica para cuidados familiares, que cobran 17.939 gallegos y que suponen el 60,96% de las prestaciones totales. Les siguen la de atención residencial, que reciben a 4.470 personas (15,19%) y la ayuda a domicilio (4.156 ayudas, 14,12%). La prestación económica vinculada al servicio la cobran 1.462 personas, mientras que otras 1.222 disfrutan de centros de día o de noche. Las más escasas son la teleasistencia (110 beneficiarios), prevención (38) y de asistencia personal (29).

El ritmo es tan bajo que se necesitarían décadas para cumplir la promesa

72.834 gallegos pidieron prestación hasta el pasado 1 de diciembre

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 2010