Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivos fallidos

No sólo calculó mal el número de grandes dependientes al que su Gobierno le iba a facilitar la prestación cuando finalizara el año. Cumplido 2009, los datos oficiales se empeñan en llevarle la contraria a otro compromiso en la materia de Feijóo, que el 23 de julio, tras aprobar un "mecanismo" que debía permitir reducir a la mitad de tiempo durante ese mismo año el proceso de valoración de los beneficiarios de la Ley de Dependencia. Así, los dictámenes se deberían resolver en seis meses, en lugar de los 12 de media que se tardaban en ese trámite.

Pasados cinco meses largos, la Consellería de Traballo e Benestar presume en su balance de 2009 de "agilizar" la gestión de la Ley de Dependencia en Galicia, según expone en un escueto resumen anual difundido por el departamento de Beatriz Mato el pasado 31 de diciembre. El comunicado no hace ninguna referencia a los plazos comprometidos por Feijóo, aunque los del Ministerio de Sanidad permiten deducir que Galicia está lejos de aquellos objetivos.

Para acortar las demoras, el departamento que dirige Beatriz Mato invirtió 300.000 euros en 2009, que se destinaron principalmente al refuerzo de los equipos de tramitación, con casi 90 personas más. La consellería asegura que ello permitió "reducir los casos pendientes de valoración e incrementar el número de dependientes atendidos", aunque no concreta su afirmación con datos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 2010