Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel aprueba una nueva colonia en Jerusalén Este

Es un patrón ya muy manoseado. El magnate estadounidense Erwin Moskowitz afloja el talonario; el municipio de Jerusalén planifica en la mitad oriental de la ciudad, ocupada en 1967, y grupos de colonos acaban trasladándose raudos a las nuevas casas. El ayuntamiento acaba de aprobar la construcción de un barrio, en principio con sólo cuatro edificios, que acogerá a 24 familias muy cerca del Monte de los Olivos.

Paso a paso, al tiempo que ciudadanos palestinos son expulsados de las viviendas que habitaron durante medio siglo, los colonos judíos se instalan en Jerusalén Este en violación de la legalidad internacional, que prohíbe el asentamiento de civiles en territorios ocupados.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu, que decidió a finales de noviembre frenar sólo un ápice la construcción en Cisjordania y excluyendo Jerusalén Este, sigue su rumbo -la semana pasada aprobó otras 700 viviendas en las inmediaciones de Jerusalén- sin atender las críticas de Washington o Bruselas. Entre otras razones porque estas condenas se repiten desde hace años sin que Israel sufra consecuencia alguna.

Difícil será que de este modo puedan reanudarse las negociaciones con el presidente palestino, Mahmud Abbas, quien exige al Gobierno israelí que detenga la edificación totalmente y se comprometa a cumplir la legalidad internacional, tal como se reclama al Gobierno de Hamás, que padece por rechazar esa legalidad el bloqueo de Gaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de enero de 2010