Entrevista:ROLF-DIETER HEUER | Director del CERN

"En el LHC buscamos respuestas a las preguntas básicas del universo"

Cuando, hace 10 años, el alemán Rolf-Dieter Heuer salió del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) para continuar su carrera científica en Alemania, no contaba con que iba a regresar a la misma institución, pero esta vez para dirigirla. Además, ha vuelto en el año clave, 2009, en que el CERN, junto a Ginebra, ha atraído la atención mundial por la puesta en marcha del nuevo gran acelerador de partículas, el LHC. En su despacho, sencillo por tamaño y por mobiliario, del edificio central del CERN, Heuer, de 61 años, habla con naturalidad de esta física de partículas a cuyos experimentos ha dedicado más de 30 años, del LHC y de cómo es dirigir este gran laboratorio. Se le nota cómodo en el cargo; está en casa.

"Si no existe el Higgs habrá otra cosa que explique el origen de la masa"

Pregunta: La revista Nature, en su selección de los 10 acontecimientos científicos de 2009, sitúa en segundo lugar el arranque del LHC, resaltando, además: "La corona de la física de partículas ha pasado de EE UU a Europa". ¿Es cierto?

Respuesta: El foco sí que ha pasado a Europa; el inicio del LHC ha atraído muchísima atención, pero ahora tenemos que empezar a sacar datos científicos para realmente ser el centro mundial de la física de partículas. Por cierto, ¿cuál es la primera noticia en la lista de Nature?

P. La nueva gripe.

R. ¡Ah! Entonces es como si fuéramos los primeros.

P. ¿Por qué es tan especial el LHC?

R. Porque es ciencia básica. Lo que se investiga aquí son respuestas a cuestiones tan fundamentales como el hecho de que estamos hechos de partículas elementales o cómo empezó el universo y cómo evolucionó, y estamos acercándonos cada vez más al inicio. A medida que aprendes más, te haces preguntas más profundas, más específicas, más detalladas y eso es fascinante.

P. ¿Cuál fue su reacción cuando vio las primeras colisiones de partículas en el LHC, hace poco más de un mes?

R. Me sentí realmente feliz, fue una enorme satisfacción el ver que estaba funcionando.

P. ¿Fue también emocionante el arranque del anterior acelerador, el LEP, en 1989?

R. Sí, lo mismo. Recuerdo que yo estaba en uno de los experimentos y pasé una semana entera casi sin dormir, descansaba un rato en un camastro y volvía a la sala de control.

P. ¿Cuál es el balance de estas cuatro primeras semanas de funcionamiento del LHC?

R. Hemos logrado en este poco tiempo mucho más de lo que planeábamos: inyecciones de haces de partículas, aceleración y colisiones.

P. Pero ahora han parado, hasta febrero. ¿Por qué?

R. No es una parada, es una interrupción. La gente de control estaba exhausta, y en esta fase inicial hay personas clave de las que no puedes prescindir. Además, hemos empezado con el acelerador a baja energía, y ahora, antes de aumentarla, tenemos que activar un nuevo sistema de protección de la máquina para evitar que se pueda producir un accidente como el de 2008. También la gente de los detectores tiene que hacer ajustes en sus equipos.

P. ¿Cuál es el plan en 2010?

R. Se han hecho las primeras colisiones de partículas a 2,3 Teraelectronvoltios [el récord del mundo] y vamos a subir hasta 7 Teraelectronvoltios (TeV), espero que hacia marzo. Tal vez en verano podamos subir a 10 TeV.

P. ¿Para cuándo los primeros descubrimientos científicos?

R. Necesitaría una bola de cristal para responder. En las últimas décadas hemos aprendido mucho sobre el universo, y ahora sabemos que todo el cosmos visible es sólo el 4% o 5% de todo lo que existe, el 95% restante es oscuro: materia oscura y energía oscura. Puede que la materia oscura sean partículas supersimétricas y si tienen una masa relativamente baja, podríamos descubrirla en el LHC incluso este año.

P. El objetivo más famoso del LHC es la partícula de Higgs.

R. Pero seguramente tardemos años en verla porque el Higgs se desintegra en otras partículas, y hay varias posibilidades de desintegración, así que hay que tomar muchos datos, combinar muchas posibilidades, confirmarlo, etcétera.

P. ¿Por qué sería tan importante encontrarla?

R. Comprendemos muchas cosas del microcosmos, pero nuestro Modelo Estándar de partículas elementales tiene un problema: no se ha encontrado un mecanismo que confiera la masa a las partículas elementales. Ese mecanismo sería la partícula de Higgs y, si realmente existe, se descubrirá en el LHC. Pero si no, tendrá que haber otro mecanismo que confiera masa a las partículas, y podemos descubrirlo.

P. Usted es un científico, un físico de partículas experimental, y ahora ha cambiado de labor, dedicándose a la gestión.

R. Llega un momento en que resulta interesante dedicarte a la gestión, a guardar las espaldas a los jóvenes investigadores para que estén liberados de distracciones como la búsqueda de financiación, las infraestructuras o la política científica y puedan dedicar todo su cerebro a la ciencia. Esto no significa que no esté pendiente de la física, entre otras cosas porque para tomar decisiones sobre experimentos del futuro tienes que conocer los resultados de hoy.

P. ¿Cómo es esto de dirigir una institución tan peculiar como el CERN?

R. Es una auténtica institución internacional, hasta el punto de que es un laboratorio europeo, pero también un laboratorio estadounidense porque su participación es muy grande en el LHC. Ser director a ratos es estupendo y a ratos es frustrante, como todo trabajo en que tienes que tratar con tantos individuos, y aquí algunos son realmente individuales, grandes cerebros con personalidades muy fuertes. Es interesante porque todo el mundo tiene el objetivo de incrementar el conocimiento y porque para hacer investigación básica en la frontera necesitas ingeniería y tecnología también en la frontera

P. ¿Es el LHC el último dinosaurio, el último acelerador de este tipo, o se harán en el futuro máquinas mayores aún?

R. No creo que el próximo gran acelerador sea como éste. En lugar de colisiones de protones, será de electrones y positrones, partículas ligeras, y será lineal en lugar de circular. Tenemos que desarrollar nuevas tecnologías de aceleración.

P. Así que no han estrenado casi el LHC y ya están pensando en el siguiente acelerador.

R. Sí claro, es que se tarda mucho en el desarrollo de estas máquinas, así que estamos preparando ya el siguiente proyecto, que será hacia 2020.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de enero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50