Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo robo de obras de arte en el sur de Francia

Se llevan 30 cuadros de la villa de un coleccionista

La misma noche de la misteriosa desaparición de un lienzo de Edgard Degas en el Museo Cantini de Marsella, fue robada otra treintena de obras en una residencia del cercano pueblo de La Cadière d'Azur. Entre ellas se encuentran piezas de grandes maestros como Picasso y Rousseau. El valor del robo podría alcanzar el millón de euros. Aunque ninguna información se ha filtrado sobre la posibilidad de que ambos robos hayan sido realizado por los mismos autores, los dos hurtos se cometieron en la noche del miércoles al jueves a apenas 40 kilómetros de distancia.

El guardia encargado de la vigilancia de la residencia mientras su propietario se encontraba disfrutando de unas vacaciones de fin de año en Suecia descubrió el robo el jueves por la tarde. A diferencia de lo ocurrido con la pintura desaparecida en Marsella, en este caso los ladrones sí dejaron señales de por dónde entraron. Lo hicieron rompiendo una puerta acristalada de acceso a la mansión, situada en el pintoresco pueblo porticado de La Cadière d'Azur, a medio camino entre Toulon y Marsella.

Los investigadores se pusieron de inmediato en contacto con el propietario para verificar la autenticidad de la treintena de obras desaparecidas y hacer un primer cálculo del botín que se llevaron los ladrones. Las primeras estimaciones sitúan en un millón de euros el valor total de las piezas sustraídas, según señalaron fuentes cercanas de la investigación a la agencia France Presse. El propietario, del que sólo se sabe que es de nacionalidad francesa, regresó a su villa para hacer el inventario de su colección y poder así establecer el montante exacto del perjuicio. En cualquier caso, el robo pudo haber sido aún mayor. Los ladrones se dejaron al menos una obra de otro gran maestro, el italiano Amadeo Modigliani. Al principio se pensó que había sido también robada, pero fue rápidamente localizada en el interior de la mansión.

Pero lo más curioso es que este robo se llevó a cabo la misma noche en la que desapareció en Marsella un lienzo de Edgar Degas, titulado Les Choristes y valorado en unos 800.000 euros. Había sido prestado al Museo Cantini por el de Orsay como parte de un exposición temporal. La policía, que detuvo a un vigilante que fue luego liberado sin cargos, no descarta que el autor cuente con algún cómplice en el seno del establecimiento. La pintura ha sido incorporada a la larga lista de las obras robadas más buscadas por la Interpol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 2010