Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Fuera la publicidad, viva la autopromoción!

TVE. Año cero. La cadena estatal iniciaba ayer una nueva etapa. Por primera vez y desde su nacimiento en 1956 dejaba de emitir anuncios y, por tanto, de financiarse a través de la publicidad. Todo un reto para la Corporación RTVE, pilotada por Alberto Oliart, que tendrá que aprender a vivir sin spots, lo que significa tener que rellenar cinco horas más al día de programación. Los telediarios más largos, las películas sin molestos cortes, la redifusión de tertulias y espacios informativos o deportivos que se cocinan en el Canal 24 Horas son algunos de los recursos que emplearán los directivos de TVE a partir de ahora.

Pero la televisión estatal ha encontrado una buena fórmula para paliar la ausencia de anuncios: la autopromoción de sus productos. Así, en lugar de vender a los espectadores marcas de coches, juguetes, teléfonos móviles, comidas, bebidas, créditos bancarios, tiendas de muebles, electrodomésticos y un largo etcétera se encarga de difundir un DVD de su miniserie sobre el 23-F, con la que cosechó increíbles índices de audiencia o publicitar ("Vuelve la aventura", "Vuelve el misterio") la próxima temporada de Águila Roja, serie que firma Globomedia y que también se saldó con un gran éxito.

Sin embargo, el 1 de enero de 2010, fecha que será recordada como el primer día sin publicidad y se sumará a otros hitos televisivos como la llegada del color o el aterrizaje de las televisiones privadas, no se diferenciaron mucho de una parrilla tipo del día 1 de 2009. El tradicional concierto de Año Nuevo a cargo de la Orquesta Filarmónica de Viena (11.15), el inevitable repaso a los momentos más significativos, insólitos y divertidos del año, en esta ocasión de 2009 y varios filmes para todos los públicos (¿Bailamos?, Colegas en el bosque) conformaban los contenidos. Hasta los telediarios, a pesar de lo anunciado, tuvieron la misma duración que hace un año. Casi una hora, de 15.00 a 15.55 y de 21.00 a 21.55, para dar paso después a El tiempo, típica emisión de servicio público muy querida por la audiencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de enero de 2010