Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Euríbor cerrará el año con la primera subida en 15 meses

Las cuotas se abaratarán hasta un 35% para los que revisen ahora la hipoteca

Tras 14 meses consecutivos de caída libre, el Euríbor ha acabado levantando cabeza. El indicador, que condiciona la mayoría de las hipotecas, cerrará 2009 algo por encima del 1,24%, la primera subida mensual de un año en el que ha llegado a sus mínimos históricos. La bajada sigue siendo suculenta para quienes deban revisar su hipoteca en los próximos meses, puesto que podrán ahorrarse hasta un 34,7% de lo que pagaban hace un año. Los expertos prevén que el índice siga subiendo en 2010, pero de forma muy moderada.

El Euríbor, que es el tipo de interés al que se prestan dinero los bancos entre sí, acabó en noviembre con el dato más bajo desde que se creó la Unión Monetaria. El suelo fue el 1,231%, tan cerca del tipo oficial fijado por el Banco Central Europeo, del 1%, que los expertos se asombraban de que siguiera descendiendo. El fin de la barra libre de liquidez para los bancos anunciada por Jean-Claude Trichet a comienzos de este mes ha supuesto el comienzo de su tímida subida.

El año concluirá en torno al 1,24%, algo por encima de noviembre

El tipo de referencia tendrá una tendencia al alza, pero moderada

La mayoría de los ciudadanos están atentos a este indicador porque de él dependen las cuotas hipotecarias que deben afrontar. Y los que revisen su crédito en los próximos meses lo notarán, siempre que la entidad financiera no les fijara por contrato un tope máximo en la rebaja de la hipoteca. Las cuotas de un préstamo medio de 150.000 euros se abaratarán un 34,7% en el caso de que el plazo de amortización sea de 50 años. Los que tengan un crédito a 25 años se ahorrarán el 21,8% (172 euros), mientras que los que lo hayan contratado a 30 años deberán pagar un 24,8% menos (177 euros).

Los analistas no esperan una escalada del Euríbor, puesto que tampoco prevén que el Banco Central Europeo decida subir los tipos oficiales antes de verano. El jefe del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya, Xavier Segura, opina que durante 2010 el indicador se irá recuperando, pero con moderación. "El Banco Central seguramente retrasará una posible subida de los tipos de interés, pero sí irá eliminando las políticas expansivas de inyección de liquidez a medida que se vaya comprobando que la dinámica económica es mejor", asegura. Trichet ya anunció el fin de las subastas de liquidez a seis y 12 meses al considerar que algunas medidas adoptadas "ya no son tan necesarias".

El consultor de la Reserva Federal y catedrático de la Universidad de Granada, Santiago Carbó, prevé que las medidas que irá adoptando el Banco Central vayan siendo graduales para no dañar la economía real, lo cual supone que el descenso de los tipos oficiales no se dará hasta después del primer semestre. "El Euríbor no bajará más, pero tampoco va a dispararse", afirma Carbó.

El año que acaba, pues, será al menos de momento el de los tipos hipotecarios más bajos. Y ha tenido lugar a continuación de 2008, uno de los años en los que más se disparó el indicador hipotecario. Así que el Euríbor ha dado una tregua a las familias, que este año han tenido que sufrir el aumento del desempleo. "En el actual contexto de crisis, la cesta de la compra y el Euríbor han dado un respiro a las familias, que no han trasladado esta ventaja al consumo, sino al ahorro", explica Segura.

La bajada del Euríbor ha sido también, sin embargo, un arma de doble filo, puesto que ha servido de colchón para la caída de los precios de la vivienda. El último informe de BBVA sobre el sector inmobiliario indicaba que el descenso del indicador ha permitido que la hipoteca no se coma los ingresos familiares como lo hizo en los últimos años. Según el banco, un hogar requiere hoy de los ingresos equivalentes a 6,6 años de salario para pagar una vivienda, cuando en pleno boom inmobiliario se necesitaban los ingresos de 7,7 años.

Sin embargo, BBVA resalta que este descenso es muy inferior a otros países en los que el mercado residencial también ha sufrido un revés, como los Estados Unidos, donde las familias hoy destinan 3,5 años de sueldo para pagar su casa. Y ello se debe, según la entidad, a que el alivio de las familias ha venido de la mano del Euríbor y no de la caída del precio de los pisos. "Es cierto que la bajada de los tipos ha frenado la caída de los precios, pero también lo es que no ha sido capaz de reactivar las ventas. Las familias se lo piensan mucho antes de comprar", remacha Carbó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de diciembre de 2009