Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Denle calzoncillos al chico"

Una exposición en Moscú reúne 19 láminas de desnudos anotadas por Stalin

Con un peculiar sentido del humor, Stalin escribió comentarios de su puño y letra sobre reproducciones de desnudos dibujados por artistas rusos del siglo XIX y principios del XX. Un conjunto de 19 láminas anotadas y firmadas por el dictador (representando a 17 figuras masculinas y 3 femeninas) integran la exposición Los mensajes del líder, autógrafos de Stalin. Esta extraña muestra se expone en una de las salas moscovitas del galerista Marat Gelman. Permanecerá abierta una semana (del 17 al 24 de diciembre) y coincide con el 150 aniversario del nacimiento del dirigente soviético, que se celebra hoy lunes.

Los organizadores del evento no aclaran ni cuándo ni en qué circunstancias fueron escritos los comentarios, que han sido certificados oficialmente como auténticos tras ser sometidos a pruebas grafológicas.

"Un idiota pensativo es peor que 10 enemigos", escribe el dirigente

La serie pertenecía a un antiguo funcionario de los servicios secretos

"No hay pruebas de que Stalin se interesara por el dibujo como arte. Los textos arrojan pistas sobre su personalidad y muestran que nada de lo humano le era ajeno", dice Yuri Pankov, director de la editorial El Autógrafo del Siglo y uno de los organizadores de la exposición. Según él, también reflejan actitudes ideológicas y eróticas. Las anotaciones, escritas probablemente en compañía de otros "camaradas", invitan a reflexionar sobre las aficiones y gustos del ex seminarista georgiano que llegó a liderar la transformación de la URSS en una gran potencia.

"No te sientes con el culo desnudo en la piedra. Ve al Komsomol (juventudes comunistas) o a la rabfak (universidad obrera)", escribe en lápiz rojo junto a la imagen de un muchacho desnudo de Valentín Serov (1865-1911), y abajo, en lápiz negro: "Denle calzoncillos al chico".

El nombre del propietario de la colección es un secreto bien guardado. Pankov cuenta que el actual dueño es un coleccionista ruso que la ha comprado a la familia de un antiguo funcionario de los servicios secretos, presuntamente miembro de la escolta del líder y con acceso a la dacha del dictador en Moscú. A fines de los años cuarenta, algunos altos oficiales de seguridad, incluido el general jefe de la escolta, fueron juzgados y fusilados. Entre los episodios que se les incriminaba estaba el haber aprovechado la ausencia de Stalin para organizar francachelas con prostitutas en una dacha que entonces estaba situada en las afueras de Moscú. En época de Nikita Jruschov, la dacha en cuestión estuvo muy abandonada y no se excluye que los oficiales de los servicios de seguridad se llevaran recuerdos personales de Stalin, entre ellos un álbum conteniendo las láminas anotadas. "El Estado tenía sus fondos secretos y la gente también", señala Pankov.

Los propietarios originales de las láminas las vendieron en 2008 "por necesidades económicas" y "no tenían una idea de cuál podía ser el precio". La compra por un coleccionista local evita que los autógrafos y notas de Stalin vayan a parar a casas de subasta extranjeras, señala Pankov, según el cual los dibujos datarían de los años cuarenta.

Stalin utiliza la exclamación "je, je" en una nota alusiva al dirigente comunista Mijaíl Kalinin. "¿Por qué estás tan flaco Mijaíl Ivanich? / Trabajo / El anonismo (por onanismo) no es trabajo. / Dedicate al marxismo, /je-je". Este comentario en rojo acompaña la figura de un anciano, cuyos genitales han sido contorneados por el mismo lápiz.

Junto a la imagen de un fornido modelo masculino, Stalin escribe: "Pelirrojo bribón Rádek, si no hubieras orinado cara al viento, si no hubieras sido malo, estarías vivo". El texto alude a Karl Rádek, uno de los autores de la constitución de 1936, procesado en 1937 y asesinado en la cárcel por agentes del KGB en 1939.

En un dibujo de Valentín Serov, en el que se ve una mujer yaciendo en el suelo y un hombre de pie rascándose la cabeza en actitud dubitativa, figura el texto: "imbécil!!! Se olvidó completamente de qué hacer". "Un idiota pensativo es peor que 10 enemigos", reza otro texto. Según Pankov, un par de anotaciones -en georgiano con grafía cirílica- son expresiones obscenas.

La muestra es custodiada por la policía en previsión de posibles incidentes. En el pasado, los polémicos proyectos del galerista Marat Gelman han suscitado reacciones viscerales y hasta violentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 2009