Cartas al director
i

Los presos de Guantánamo

Me quedé atónito al leer que, aparentemente, ni se puede poner en libertad, ni se puede juzgar por falta de pruebas válidas a un número considerable de presuntos terroristas ahora encarcelados en Guantánamo.

Uno de los principios fundamentales del Derecho Penal y Constitucional es la norma que nadie puede estar privado de su libertad sin cargos ni juicio. Si hay pruebas suficientes para juzgarles, por favor, que hagan un juicio con todas las garantías judiciales. Pero si no hay, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos llevan más de siete años en Guantánamo, ya es la hora de ponerles en libertad.

Es curioso que todo el mundo reaccione con indignación contra Marruecos cuando viola derechos humanos de Aminetu Haidar y los demás activistas políticos saharauis, pero prefiere mirar hacia otro lado cuando el culpable es Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de diciembre de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50