El Sergas rebaja el seguimiento de la huelga de sanidad al 3%

Nadie que acudiese ayer al Centro Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) habría dicho que allí había una huelga. Los servicios funcionaban con normalidad y los pacientes consultados no notaban anomalías. El paro estaba convocado para pedir una subida salarial atrasada. Pero el funcionamiento del CHUS no hacía más que constatar su seguimiento: un 3% según el Sergas y un 7% con los datos de la CIG, principal sindicato convocante.

La culpa de esta baja participación la tienen, según CIG, los "servicios mínimos abusivos" decretados por la Administración. El Sergas explicó ayer en un comunicado que se cumplieron al 100 por 100: "Los criterios para fijarlos son los mismos que en convocatorias anteriores comparables a la presente, para cumplir el doble objetivo de garantizar la asistencia sanitaria esencial y procurar el acuerdo con el comité por haber sido aceptados con anterioridad".

El Sergas señaló que, por provincias, el seguimiento del paro fue de un 3,6% en A Coruña, un 1,7% en Lugo, un 2,5% en Ourense y un 2,9% en Pontevedra. A pesar de los datos, Xan Ramón Fernández Cid, de CIG-Saúde, señaló en declaraciones a Europa Press que el seguimiento "es positivo" porque "cumple el objetivo de dar un toque de atención al Sergas sobre la decisión unilateral" de suspender los acuerdos retributivos. "El objetivo no era paralizar los hospitales gallegos", añadió.

La jornada transcurrió sin incidentes salvo en Ferrol, donde una persona que participaba en la manifestación convocada fue atropellada por una furgoneta que se dio a la fuga. Fue tratada en el Hospital Arquitecto Marcide con heridas de carácter leve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de diciembre de 2009.