Bachelet refuerza la candidatura de Frei para la segunda vuelta

La portavoz presidencial asume la jefatura de la campaña

El candidato presidencial de la Concertación chilena, Eduardo Frei, recibió el refuerzo de la portavoz de La Moneda, Carolina Tohá, para la segunda vuelta de las elecciones, el 17 de enero, en la que se decidirá el sucesor de Michelle Bachelet. Tohá renunció ayer a su cargo para asumir la jefatura de la campaña oficialista frente al candidato de la derecha, el empresario Sebastián Piñera.

Frei y Tohá llamaron juntos a luchar contra el "poder del dinero" y la ex portavoz criticó a Piñera porque, hasta ahora, "no ha vendido una sola acción" de sus empresas. Tohá, hija de un ex ministro de Salvador Allende que murió en el Hospital Militar mientras era prisionero de la dictadura, y acostumbrada a enfrentarse con la prensa a diario, sostuvo que buscará ganar la confianza de los votantes del candidato independiente, Marco Enríquez-Ominami, y del representante del pacto comunista, Jorge Arrate.

Más información

Pero la tarea que tienen por delante es mayúscula. Según el último escrutinio, Piñera obtuvo el 44,05% de los votos en la elección del domingo, con una ventaja de 14,5 puntos sobre Frei, que alcanzó el 29,6%. Piñera no subió la votación de la derecha respecto de la primera vuelta de la presidencial de 2005 -la bajó en cuatro puntos-, pero Frei obtuvo el peor resultado que la coalición gobernante (democristianos y socialistas) ha tenido en su historia.

Fue el tercero en la contienda, el independiente Enríquez-Ominami, quien conquistó parte del electorado de la Concertación con un mensaje de cambio, y logró un 20,13% de los votos, mientras que Arrate llegó al 6,21%. Para remontar, Frei necesita los votos situados a su izquierda, de los comunistas y de Enríquez-Ominami, y en términos sociológicos, de las clases medias y de los adultos menores de 50 años, en especial los más jóvenes y las mujeres, sectores donde es más débil.

La división del voto de la izquierda en la primera elección presidencial sin el ex dictador Augusto Pinochet vivo dejó a la derecha situada a seis puntos de La Moneda, a pesar de que Bachelet tiene casi un 80% de apoyo.

Desde la derecha, la réplica al enroque de la portavoz de Bachelet fue rápida. "La salida de Tohá linda en lo grotesco", dijo el presidente de Renovación Nacional, el partido de Piñera, Carlos Larraín, criticando la intervención de La Moneda en la campaña. Tras su victoria en primera vuelta por un margen superior al que esperaba, Piñera ha enfatizado que su campaña y la de Enríquez-Ominami coinciden en sus críticas a la Concertación y en la necesidad del cambio. Es de este sector donde el empresario espera sumar los votos que necesita para ganar en segunda vuelta.

La derecha también obtuvo un buen resultado parlamentario al ganar 58 de 120 diputados, uno más que el bloque unido de comunistas y Concertación, si bien este último se impuso estrechamente en votos, con un 44,36% frente al 43,44% de la oposición. El equilibrio de fuerzas se mantiene y la novedad será la incorporación de tres diputados comunistas, que lograron romper el sistema binominal al presentarse con la Concertación en algunos distritos.

Ninguno de los candidatos que Enríquez-Ominami presentó al Congreso resultó electo, en un reflejo de que su liderazgo es sobre todo personal y no ha logrado construir un movimiento.

Resultado final

- Presidenciales.

Sebastián Piñera: 44,05%.

Eduardo Frei: 29,60%.

M. Enríquez-Ominami: 20,13%.

- Senado. Se disputaban 18 escaños de un total de 38. La Concertación (Frei) obtiene nueve y la derechista Coalición por el Cambio (Piñera) los otros nueve.

- Cámara de Diputados. Se renovaban los 120 escaños: 58 escaños han ido para la derecha, 57 para la alianza entre Concertación y los comunistas; tres para el Partido Regionalista de los Independientes y dos independientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50