Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La enseñanza concertada también rechaza los presupuestos de Aguirre

Educación deja fuera una partida de 40 millones para los sueldos de los maestros

La educación obligatoria pública ya ha mostrado su rechazo a los presupuestos de Educación para 2010. Los rectores de las universidades públicas han firmado un manifiesto contra esas cuentas. Los sindicatos han convertido casi en costumbre concentrarse para quejarse frente a la consejería. Y queda un sector, que normalmente no alza la voz, al que tampoco convencen los recortes. Sindicatos y patronal de los centros concertados de Madrid (524 centros de Infantil a Secundaria) protestarán juntos contra los presupuestos para 2010, aún pendientes de aprobación.

Y eso que la partida reservada para conciertos, con 849,9 millones de presupuesto, es una de las pocas que sube. De 2009 a 2010 se incrementa un 6,6%, frente a la caída del 1,1% del presupuesto general (4.779 millones). La protesta, en este caso, se debe a que el proyecto de presupuestos deja fuera un compromiso firmado por la presidenta, Esperanza Aguirre. El Acuerdo para la mejora de la financiación de las retribuciones del profesorado de la enseñanza concertada, aprobado en febrero de 2008, prevé incrementos anuales de sueldo hasta 2011. El objetivo es equiparar paulatinamente los sueldos de los profesores de la enseñanza concertada con los de la pública. Son cerca de 25.000 docentes, según estimaciones sindicales, frente a los 49.640 de la enseñanza pública, según cifras oficiales de la consejería, que no separa entre docentes privados y concertados.

"Estamos decepcionados", dice un representante de la patronal

El sindicato mayoritario en el sector prepara movilizaciones

Ahora cobran un 10% menos, según estiman patronal y sindicatos. Para el año que viene el acuerdo incluía casi 40 millones de euros (39.249.540), lo que supone un pago anual de 537 euros por docente, según la Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza (FSIE) mayoritaria en el sector. "Hemos previsto varias movilizaciones para intentar que modifiquen los presupuestos antes de su aprobación definitiva", señala José María Rodríguez, presidente de FSIE. La Federación de Enseñanza de USO también apoya esta protesta.

Desde la Consejería de Educación achacan "a la crisis" la eliminación de esa partida. "Si el año que viene la situación económica lo permite se retomará ese compromiso", explica un portavoz. Sindicatos y patronal entienden la mala situación económica, pero no el incumplimiento de un compromiso firmado. Juntos preparan un manifiesto de protesta. Los representantes de los trabajadores van un poco más allá. Han organizado una concentración de delegados sindicales para el 16 diciembre y una huelga, que de momento sólo secunda FSIE, para el día siguiente. Si ambas protestas prosperan, será la primera vez en cuatro años que los representantes de la escuela concertada se echan a la calle contra alguna medida de la Administración, como hicieron en 2005 contra la aprobación de la Ley Orgánica de Educación (LOE).

"Estamos decepcionados por este recorte", resume Emilio Díaz, secretario regional de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), representante mayoritaria de la patronal. Díaz pide "mayor esfuerzo presupuestario" a la Comunidad que "está destinado a centros de nueva creación y aulas que abren el curso que viene, no para todos", protesta Díaz.

La FERE también pide que se revise la partida de otros gastos, cuyo presupuesto se congela, de la que depende la contratación de más personal para administración. Asimismo, ha pedido que se concierten los bachilleratos -un extremo no previsto por Educación, según el citado portavoz-, aunque no todos los representantes del sector comparten esta petición. El sindicato STEM de trabajadores de la enseñanza, que también firmó el acuerdo para subir el sueldo a los profesores, rechaza las movilizaciones porque incluyen este punto. "Aceptamos los conciertos que existen porque tenemos que respaldar a los trabajadores, pero no aprobamos más conciertos", explica Carlos Sanz, portavoz de STEM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009