Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Datos salariales

La Agencia Tributaria ha publicado la estadística censal anual de 2008, basada en la relación de perceptores de rentas que presentan los empleadores y entidades pagadoras; se trata por tanto de datos económicos relacionados con el trabajo que reflejan fielmente la realidad laboral remunerada en España. La observación, aunque sea superficial, de la estadística nos permite atajar los prejuicios que sobre el empleo público alientan determinados grupos de poder, interesados en la reducción del gasto en servicios sociales de calidad, y que abogan por la privatización de los mismos.

Así vemos que los empleados públicos representan sólo el 14,9% de los perceptores de rentas del trabajo, son un total de 3.860.886, de ellos 664.922 cobran por debajo del salario mínimo interprofesional, y otros 422.896 son mileuristas. En estos datos tan desiguales tiene mucho que ver el alto índice de temporalidad en el empleo, por encima del 26%, tres puntos más alta que en el sector privado.

El sector productivo público es el más feminizado, mientras que en las empresas privadas las mujeres apenas llegan a ser un 40,7% del total, en las Administraciones Públicas el 54,6% de los trabajadores son mujeres. Las Administraciones Públicas tienen pues un importante papel como facilitadores de la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, hasta el punto de que las retribuciones que aportan suponen el 32,9% de las retribuciones totales que reciben las mujeres, mientras que las de los empleados públicos varones suponen sólo el 18,1 % de las retribuciones que reciben los varones en España. Una Administración Pública reducida, y sometida a la amenaza constante de especuladores, oportunistas y otros jugadores de ventaja, impide conseguir la cohesión social mínima necesaria para mantener el compromiso individual y colectivo con la igualdad y la democracia. Debemos estar más atentos, y no dejarnos engatusar por los cantos de sirena privatizadores que se oyen en Madrid y otras comunidades.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS