Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La cumbre de Copenhague

A bordo del Expreso del Clima

Ir a la cumbre contra el calentamiento también contamina - Un viaje en tren reivindica el modelo más sostenible

Bajo un cielo cubierto de nubarrones, un largo convoy de 12 vagones corre a toda máquina hacia Copenhague. Es el Expreso del Clima, un tren especial que salía ayer desde la estación de Midi de Bruselas para llegar hasta la capital danesa -donde el lunes comienza la cumbre mundial contra el cambio climático- produciendo en el trayecto la menor cantidad de CO2 posible. No está de más. Acudir a la cumbre también contamina, y no poco. A Copenhague acudirán más de 100 jefes de Estado y de Gobierno y sus respectivas delegaciones, y la mayoría irá en avión, uno de los medios más contaminantes.

A bordo del Expreso del Clima, Simone Ackermann, una voluntaria de 26 años de la ONG alemana Germanwatch, afirma orgullosa que no se ha subido a más de cuatro aviones en su vida: "El tren es lo más sostenible y me encanta". El viaje, organizado por la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC), WWF y Naciones Unidas (ONU), duró 14 horas.

MÁS INFORMACIÓN

Según la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO), los vuelos suponen cerca del 2% de las emisiones globales de CO2, pero se prevé un crecimiento muy significativo. Lo mismo ocurre con los viajes en barco, que fueron un 3,3% de las emisiones de 2007. Hasta ahora, estos desplazamientos han sido excluidos de los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero por la dificultad de atribuir los viajes internacionales a un país concreto. Sin embargo, en la cumbre se intentará que ambos sectores asuman recortes,tal como ya está previsto en la UE.

En el coche 2 viaja el aventurero suizo Bertrand Piccard, que dio la primera vuelta al mundo en globo en 1999, y que ahora quiere repetir con el avión solar Solar Impulse: "La movilidad es una libertad fundamental y hay que garantizarla. Por eso hay que encontrar nuevas soluciones para el transporte. Hacen falta coches, sí, pero eléctricos. Hacen falta aviones, pero que contaminen menos".

¿Cuánto CO2 se emite con cada medio de transporte? Según la web Ecopassenger.com, de la UIC, el viaje en tren de Madrid a Copenhague (Madrid-París, París-Bruselas y el Expreso del Clima Bruselas-Copenhague, sin tener en cuenta compensaciones con energías renovables) ha supuesto que este periodista emita 80,5 kilos de CO2. Este mismo desplazamiento de unos 2.500 kilómetros en vuelo directo (unas tres horas) hubiera generado unos 260 kilos y por carretera, más de 300 kilos.

En el coche 10 del Expreso se sienta a descansar Jean-Pascal van Ypersele, vicepresidente del Panel Internacional sobre Cambio Climático de la ONU. Todos le preguntan por los correos electrónicos pirateados usados por los escépticos para desprestigiar el consenso científico sobre el cambio climático. "Es una tormenta en un vaso de agua. Si borrásemos del dossier climático todos los datos científicos relacionados con los correos pirateados no cambiarían en nada nuestras conclusiones, son muchos los indicios".

Según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, aunque se espera que la UE cumpla el Protocolo de Kioto al que se quiere dar continuidad en esta cumbre, en un sector no se ha conseguido reducir las emisiones: el del transporte (y sin contar con la aviación o el transporte marítimo internacionales). En España las emisiones de coches y camiones han subido mucho hasta la crisis. Representan el 25% del total de CO2 generado por el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 2009