Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex guerrillero Mujica se proclama presidente de Uruguay

El candidato de la izquierda gana por seis puntos al liberal, según las proyecciones

José Pepe Mujica, de 74 años, ex dirigente tupamaro, se proclamó ayer presidente de Uruguay al derrotar en segunda vuelta al candidato del liberal Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, por entre seis y siete puntos de diferencia, según las primeras proyecciones realizadas al cierre de los colegios electorales. La victoria de Mujica supone la continuidad de la política desarrollada por la coalición de izquierda Frente Amplio, que ya cuenta con mayoría en las dos cámaras, Congreso y Senado, pero significa también la llegada a la presidencia de un reconocido dirigente de la izquierda latinoamericana, con una polémica y dura historia personal: fue dirigente de una guerrilla urbana armada, y sufrió torturas y 15 años de prisión bajo la dictadura militar.

El proceso electoral se desarrolló con normalidad pese a las fuertes lluvias

Las diferentes proyecciones sobre las primeras papeletas escrutadas dan entre el 50% y el 51,5% de los votos a Mujica y entre el 44,2% y el 46% a Lacalle. Estaba previsto que los resultados definitivos se conocieran de madrugada, sin cambiar en ningún caso el sentido de la elección.

El nuevo presidente, que tomará posesión en marzo próximo, reconoció que la campaña para la segunda vuelta había carecido de emoción, dada la gran diferencia que siempre tuvo a su favor. "A estas alturas es como bailar con la hermana, ¿no?", comentó, con su habitual sentido del humor, a la salida del colegio donde depositó su voto. Se da la curiosa circunstancia de que la persona que le tomará juramento como presidente será su propia esposa, Lucía Topolansky, de 66 años, que preside la Cámara Alta en su condición de senadora de la lista más votada. Topolansky será también la tercera autoridad del Estado

Mujica, y el presidente saliente, Tabaré Vázquez, aprovecharon la jornada para resaltar las diferencias entre los comicios celebrados en Uruguay y los de Honduras, que ellos consideran ilegítimos. "Nuestras elecciones tienen importancia, sobre todo cuando hay otras en países de la región, como Honduras, donde fueron impuestas por un Gobierno no legal. Aunque parezcan elecciones similares, no lo son, están en polos opuestos", aseguró Vázquez.

Pese a la considerable diferencia de votos obtenida en esta segunda vuelta, y a la mayoría parlamentaria con que cuenta, Mujica reiteró ayer su oferta para llegar a algunos acuerdos con la oposición en temas básicos para el futuro del país. En algunos medios se ha especulado, incluso, con la posibilidad de que ofrezca algún ministerio a un independiente o a alguien cercano al Partido Nacional. El mal resultado del ex presidente Lacalle, de 69 años, puede acarrear consecuencias en la oposición y en el Partido Nacional, donde se plantea la posibilidad de encontrar un nuevo interlocutor con el Gobierno.

La gran tormenta que azotó Montevideo durante casi todo el día amainó a última hora y permitió que miles de seguidores del Frente Amplio celebraran la victoria en la rambla que corre paralela al formidable río de la Plata. La lluvia inundó algunas zonas del país y obligó a evacuar a 6.000 personas en los departamentos de Paysandú y Treinta y Tres, pero aun así los comicios se desarrollaron con normalidad y con un alto índice de participación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 2009