Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kraft intenta hacerse con Cadbury por la vía hostil

Kraft ha perdido la paciencia. El grupo alimentario estadounidense decidió ayer actuar por la vía hostil para hacerse con el control de Cadbury. Hace dos meses ofreció 16.700 millones de dólares (11.137 millones de euros) para cerrar un acuerdo amistoso con la venerable confitera británica, que ahora califica la situación de "irrisoria".

Los términos de la operación no cambian respecto a septiembre. Pero el valor es 400 millones de dólares más bajo por la caída que sufrieron entonces los títulos de Kraft. El precio, dicen los británicos, "no se acerca ni remotamente al valor real de la compañía".

Por eso el consejo de administración de Cadbury rechazó la oferta de plano. Aun así, la propuesta de compra formalizada ayer por Kraft representa una prima del 29% respecto a la cotización media de Cadbury de los últimos tres meses; y esto podría empezar a convencer a algunos accionistas.

Irene Rosenfeld, presidenta ejecutiva de Kraft, no acepta un no. "Seguimos convencidos de los méritos de nuestra estrategia", reiteró, y pidió a su contraparte que mire en el valor de la operación a largo plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 2009