30 AÑOS DE ESTATUTO DE GERNIKA

López: "Es la garantía del derecho a decidir"

El 'lehendakari' rehabilita el Estatuto como "puerta de la convivencia" en Euskadi - Más de 700 personas se suman a la celebración de tres décadas de autogobierno

Euskadi celebró ayer por primera vez en veinte años -el último antecedente fue en 1989, con el Gobierno de coalición PNV-PSE que encabezaba José Antonio Ardanza- el aniversario del Estatuto de Gernika, de cuya aprobación en referéndum, con más del 90% de los votos, se cumplían ayer tres décadas. Después esta conmemoración, promovida por el Gobierno de Patxi López, el Parlamento vasco instituirá por ley el 25 de octubre como Día de Euskadi. Hasta ahora, la comunidad autónoma carece de una fiesta oficial como tal.

El cambio político operado en Euskadi tras las elecciones del 1-M se hizo así visible con la rehabilitación por el lehendakari del Estatuto de 1979. Su antecesor, Juan José Ibarretxe, no festejó nunca la efeméride y la marcó con la aprobación un 25 de octubre (el de 2003) del plan que lleva su nombre y con la consulta soberanista que pretendió celebrar en tal día del año pasado. El PNV no acudió ayer al acto institucional convocado en la sede de la Presidencia en Vitoria.

El 'lehendakari' obvió cualquier referencia al boicoteo del PNV
"Quiero el Estatuto para unir demócratas en la deslegitimación del terrorismo"

Más información

Hace treinta años, rememoró López en su discurso, se alcanzó "un sueño largamente esperado por todos los demócratas durante la dictadura". El texto que constituyó a Euskadi como comunidad política resulta "inseparable de la democracia y la libertad", abundó. El lehendakari lo definió como "la puerta de la convivencia" y la "casa común" que cobija opiniones y sentimientos de identidad diferentes, del mismo modo que la democracia alumbra opciones políticas distintas. Esa convivencia debe producir "libertad para ser libres, pluralidad para que cada uno pueda decidir su propio futuro y tolerancia para convivir en paz".

López reafirmó la vigencia del texto que consagra el autogobierno y su valor de futuro como una "fórmula política abierta", ya que "nada hay inmutable en política, no hay textos sagrados intocables". Al contrario, recalcó, "es el Estatuto el instrumento que garantiza nuestro derecho a decidir". López fijó el 25-O como "día de reencuentro democrático" y de recuerdo y homenaje a las víctimas del terrorismo, "asesinadas precisamente por defender los valores democráticos que el Estatuto contiene". "Quiero el Estatuto para unir demócratas en la defensa de las libertades y la deslegitimación del terrorismo de ETA", enfatizó, "para que ningún vasco tenga miedo a opinar en público, ni sea amenazado o marginado por sus opiniones".

El lehendakari abundó que los 30 años de autogobierno que el texto de Gernika ha facilitado "representan la Euskadi más auténtica, la que nace y avanza con el pacto y el acuerdo entre diferentes, la que se construye entre todos, no unos contra otros".

El acto reunió a más de 700 invitados, en unas de las recepciones institucionales más nutridas que se recuerda, entre ellos cien ciudadanos elegidos por sorteo, que se unieron a una amplia representación del mundo político e institucional, económico y empresarial, social, universitario, judicial, cultural o deportivo. La celebración acogió la entrega anual de distinciones que realiza el Ejecutivo, y que este año ha otorgado al ex político Juan María Bandrés, el periodista Iñaki Gabilondo; el presidente del grupo Mondragón, José María Aldekoa, y la montañera Edurne Pasaban, así como a México, representado por su embajador en España, Jorge Zermeño, por su acogida a exiliados vascos de la guerra civil y el franquismo.

El PNV boicoteó el acto y organizó la víspera uno propio en Gernika, en el que su presidente, Iñigo Urkullu, recuperó el plan Ibarretxe como reivindicación. Ninguno de los tres ex lehendakaris nacionalistas acudió ayer a Vitoria, como tampoco representantes de las tres diputaciones, gobernadas por los peneuvistas, ni de sus ayuntamientos. El lehendakari obvió toda referencia a esta ausencia, mientras que el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, deseó que el partido de Urkullu se sume en 2010 a la celebración. "No es la fiesta de López, ni del PP, sino la de todos los vascos y de nuestro entendimiento", resaltó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 26 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50