Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Barcelona romana

Barcelona estrena un centro de interpretación de las vías romanas

El próximo sábado, el Museo de Historia de Barcelona (Muhba) inaugurará un centro de interpretación sobre las vías romanas. Y lo hará en un sitio privilegiado: en la vía funeraria romana que se conserva en la plaza de la Villa de Madrid y que ha mantenido el único trazado de acceso romano a la ciudad, junto a restos de 200 romanos que se enterraron a lo largo de tres siglos en este lugar.

En el nuevo centro, que se llamará Vía Sepulcral Romana, se explicarán, según la conservadora del Muhba Julia Beltrán, las vías romanas como elemento de comunicación y control del territorio -las vías se crearon, en un principio, para que el Ejército se trasladara de un lado a otro del imperio con facilidad- pero también servirá para explicar cómo en los tramos de las vías situados junto a las puertas de acceso de las ciudades se enterraban los romanos.

"Tras pasear por la vía, deambular entre las tumbas y leer el nombre de los que están enterrados", dice Beltrán, el nuevo centro, situado en el interior del edificio que se ha construido bajo el subsuelo de la plaza, permitirá conocer varios ejemplos de enterramientos de la época -de inhumación y de incineración- y algunos de los objetos que se utilizaban en el ritual de la muerte y que se colocaban junto al muerto para que le acompañaran en su viaje al Hades.

Durante el recorrido, el visitante podrá ver varios audiovisuales que explican cómo se construyeron estas vías y cómo la fundación de las nuevas colonias iba en paralelo al trazado de nuevas vías y caminos. Además, se ha realizado una restauración del paisaje y se han plantado árboles y plantas como las que crecían en este lugar durante la época romana: encinas, pinos, vid, acanto y romero. El nuevo centro será el inicio de una ruta por la Barcelona romana que pasará por el templo de Augusto, que inaugura una nueva museografía, y termina en la plaza del Rei.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de octubre de 2009