Ven la luz los 'fotosaurios', la pasión oculta de Saura

Uno de los protagonistas de la 54º edición de la Semana Internacional de Cine es Carlos Saura, viejo conocido del certamen vallisoletano desde que en la Seminci se proyectara hace medio siglo Los golfos. El público podrá ver una retrospectiva de su obra y una curiosa exposición que abrirá sus puertas mañana en el Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano. Desde que en 1954 comenzase su carrera artística, el cineasta aragonés ha firmado 37 largometrajes y logrado innumerables reconocimientos; esta trayectoria le valdrá una Espiga de Honor de esta Seminci.

Pero la pasión del director por lo visual no se ciñe al celuloide, tal y como pretende demostrar la exposición Las otras miradas de Carlos Saura, que podrá visitarse hasta el 8 de diciembre. La muestra recoge numerosos dibujos realizados por él, además de una importante cantidad de fotografías pintadas y conocidas como Fotosaurios. La selección de la obra ha corrido a cargo de Asier Mensuro, comisario de la exposición, y el objetivo de la misma es "aportar una perspectiva única acerca de la pasión que, junto al cine, calma la inquietud de este artista".

Esta exposición, que cuando se clausure en Valladolid podrá verse en otros lugares de España, está dividida en seis grandes bloques temáticos que se ocupan de temas como la muerte, la violencia, las mujeres o la historia de España. Tres salas del Museo del Patio Herreriano permiten repasar esa pasión que sin embargo él lleva en privado.

En una entrevista reciente, Saura confesó que los fotosaurios que se exponen son el resultado de una afición que lleva practicando "desde siempre", y restaba importancia al valor de la misma. "Para mí, no es más que otra manera de acercarme a lo que más me interesa, que es la imagen". Otra razón de peso para esta dedicación pictórica: "me mantiene ocupado cuando no hago películas", declaró.

A pesar de que el público en general asocia su nombre al celuloide, el director admite que es más "fácil dibujar que hacer cine", ya que para esta última tarea "dependes de muchos elementos que no puedes controlar". Sin embargo, el director de Cría cuervos o Fado sigue decantándose por el cine: "reúne todo lo que me gusta, la fotografía, la música y la escenografía", reflexiona. En definitiva, "el medio perfecto" para expresarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50