La región más conflictiva

La ONU despoja a Karzai de la victoria

El presidente afgano sólo logra el 48% de los votos tras descontarse los fraudulentos - EE UU y la UE presionan para que se celebre una segunda vuelta rápida y creíble

El presidente Hamid Karzai deberá disputar una segunda vuelta presidencial después de que ayer la Comisión de Quejas Electorales (CQE), patrocinada por Naciones Unidas, confirmara la existencia de "pruebas claras y convincentes de fraude" en las elecciones del 20 de agosto. La CQE no tabuló la dimensión del fraude, pero observadores internacionales estimaron que Karzai cuenta ahora con el 48,3% de los sufragios, por debajo del 50% que permitiría su reelección automática. El veredicto de la CQE electoral debe ser ratificado por la Comisión Electoral Independiente (CEI). La incertidumbre política tiene paralizados los planes de actuación de la OTAN, como reconoció ayer el secretario general de la Alianza. La UE pidió a Karzai que acepte sin dilaciones la celebración de una segunda consulta.

El invierno puede dificultar mucho el duelo electoral entre Karzai y Abdulá
Más información
"Si no hay cambios, se repetirá el fraude en la nueva consulta"
Obama condiciona su estrategia a la formación de un Gobierno estable
Afganistán celebrará la segunda vuelta de las elecciones en noviembre

Las frenéticas transacciones del pasado fin de semana en Kabul permitieron ayer que la CQE elevara a la CEI su informe sobre lo ocurrido en la jornada electoral de hace dos meses. En un comunicado, la comisión que cuenta con el aval de la comunidad internacional anunció haber encontrado "pruebas claras y convincentes de fraude", aunque no dio detalles que permitieran evaluar las dimensiones de la manipulación.

Confirmó sólo que había pedido a la CEI que anulara "un determinado porcentaje de votos de cada candidato". La CQE no explicaba qué candidatos habían perdido y cuántos votos, tarea de esclarecimiento que dejaba a la CEI. Entrevistado por la agencia Reuters en Kabul, Grant Kippen, responsable de la CQE, reveló que había habido fraude en todas las provincias afganas y que para algunas categorías de manipulación "el fraude superó el 50% y en algunos casos el 90%". La CEI tiene ahora que avalar los datos que le han llegado y emitir un veredicto que sólo de forma no oficial apuntaba a un segundo y definitivo cara a cara entre Karzai y su rival Abdulá Abdulá.

Democracy Internacional, una organización estadounidense que oficia como observador electoral, hizo sus propios cálculos y anunció que la eliminación de votos fraudulentos "reducirá el resultado del presidente Hamid Karzai hasta el 48,3% de los votos", por debajo del umbral del 50% necesario para ganar en la primera ronda. Una primera estimación de votos atribuyó al presidente el 54,6% de los sufragios. La misma nueva contabilidad otorga a Abdulá el 31,54%, frente al 27,8% estimado. "Todo lo que estamos oyendo apunta a una segunda vuelta", señaló un diplomático occidental en Kabul. "Nos estamos preparando para ello".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En buena ley, la consulta debería celebrarse en un plazo de dos semanas, pero fuentes afganas apuntan a un mes de espera, en el límite ya de lo tolerable ante un invierno que en Afganistán hace imposible el tránsito en buena parte del país. Algunos expertos creen que retrasar la votación hasta la próxima primavera sería un desastre, porque prorrogaría la incertidumbre institucional y daría más fuerza a los talibanes.

Queda por ver qué harán la CEI y el propio Karzai. La CEI, controlada por el presidente, debe anunciar el resultado final oficial definitivo a partir de las indicaciones de ajustes reclamadas por la Comisión de Quejas y ayer en Kabul no había certeza de que su veredicto fuera en línea con lo sugerido por la comisión internacional. A Karzai le desagrada disputar una segunda vuelta y por personalidades interpuestas ha querido quitar valor a la CQE, a la que se ha acusado en público de estar al servicio de potencias extranjeras.

Durante el pasado fin de semana hubo visitas, como la del ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y llamadas telefónicas, como las de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, pidiendo a Karzai que acate el veredicto de la CQE y acepte la celebración de una segunda consulta.

La comunidad internacional quiere una solución nítida, rápida y creíble a una incertidumbre que paraliza toda actuación y mantiene a Afganistán en un limbo político que no hace sino pudrir una situación de por sí complicada. Ayer mismo lo reconoció el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen. Los ministros de Defensa aliados van a discutir esta semana en Bratislava cómo y con qué medios proseguir la campaña que pretende convertir Afganistán en un país estable. "No habrá decisión en Bratislava sobre número de tropas", adelantó Rasmussen. "Se necesita una clarificación de la situación política antes de tomar decisiones sobre nuestra estrategia. Espero que la clarificación se produzca cuanto antes. Necesitamos decisiones rápidas y también necesitamos en Afganistán un Gobierno estable con el que podamos dialogar y que sea creíble para los propios afganos".

Desde Bruselas también se urgió a Karzai a actuar con diligencia y conforme a los procedimientos previstos. "Si los resultados indican que es necesaria una segunda vuelta, debe haber una segunda vuelta", manifestó Carl Bildt, el ministro de Exteriores de Suecia, país que ocupa la presidencia de la Unión.

Mujeres afganas ataviadas con <i>burkas</i> enseñan sus carnés de electoras mientras hacen cola para votar en Kandahar, el pasado 20 de agosto.
Mujeres afganas ataviadas con <i>burkas</i> enseñan sus carnés de electoras mientras hacen cola para votar en Kandahar, el pasado 20 de agosto.AFP

Órganos de control

- Comisión Electoral Independiente (CEI). Órgano constitucional designado por el presidente afgano para supervisar el proceso electoral. Rinde cuentas al Parlamento afgano.

Comisión de Quejas Electorales (CQE). Órgano independiente que investiga acusaciones de fraude. La ley obliga a la CEI a aceptar sus conclusiones. Dos de sus cinco miembros son afganos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS