Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno central impide al Ayuntamiento endeudarse más

El Consistorio quería sumar 280 millones a los 7.000 que debe

Hace un par de meses, viendo que los efectos de la crisis económica dejaba famélicas las cuentas municipales, el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Juan Bravo, se dirigió al Ministerio de Economía. Solicitaba luz verde para engordar la deuda municipal en 280 millones. De esta forma, la ciudad podría acudir a los bancos para acometer nuevos proyectos. La respuesta fue contundente. Prohibido endeudarse más. En los últimos días Madrid ha vuelto a la carga y ahora tantea al ministerio para que flexibilice su postura.

Uno de los trucos contables que utiliza la capital para escapar de esta prohibición es recurrir a las empresas municipales. Madrid Espacios y Congresos, la sociedad que gestiona los recintos feriales y las instalaciones deportivas, ha multiplicado su deuda por tres desde 2006. El consejo de administración acaba de aprobar un préstamo por más de 120 millones y está previsto pedir otros 100 millones más el próximo año. En total, 220 millones en menos de un año.

La deuda de la ciudad representa la mitad de la del resto de capitales juntas

La crisis ha recortado los ingresos, casi un 30% menos que hace un año

El Ayuntamiento hace artificios contables, considera un edil socialista

El caso de Madrid es especial. La administración municipal anda constreñida por una deuda que asciende a 6.945 millones de euros. Y un déficit público (cuando los gastos superan a los ingresos) que será millonario al cierre del año. La deuda se ha convertido en un tumor para las arcas municipales; representa casi la mitad de la deuda de todas las capitales de provincia juntas. Al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, nunca le ha preocupado. Siempre ha defendido que endeudarse está bien para transformar la ciudad y lo ha comparado con las hipotecas que las familias pagan poco a poco. Pero la crisis ha esquilmado los ingresos municipales, casi un 30% menos que hace un año y la deuda cada vez es más pesada. Siguiendo el símil de Gallardón, la familia está en paro y ha de pagar la hipoteca de un piso de lujo.

Pero el Ayuntamiento tiene sus recursos. Madrid Espacios y Congresos (MEYC) es la empresa pública que organiza ferias y eventos. Pero también es la responsable de construir y gestionar las nuevas instalaciones deportivas. Esta sociedad es la encargada del proyecto del Centro Internacional de Convenciones de Madrid, un edificio circular que se levantará entre las cuatro torres de la Castellana. También construye el Centro Acuático en San Blas (137 millones de euros) que estará listo en 2011, y acaba de terminar la Caja Mágica, en Usera (160 millones).

El concejal socialista Óscar Iglesias considera que el Ayuntamiento utiliza esta pública para financiarse. "Ha multiplicado su deuda a pesar de que el ministerio lo prohíbe. Es un truco contable", explica el edil socialista.Mireya Corredor, coordinadora general de Hacienda del Consistorio, explica que la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) está al tanto de la actividad de la empresa pública y no encuentra ninguna objeción. Madrid Espacios y Congresos cambió su objeto social hace tres años para poder realizar actividades de promoción inmobiliaria. "Construye instalaciones deportivas, pero también gestiona su explotación", explica.

Iglesias insiste en que el Ayuntamiento de Madrid "hace artificios contables", y descarga su deuda en la sociedad pública: mientras el Gobierno central impide al Consistorio endeudarse más, esta empresa, que escapa al control del Ejecutivo, asumiría más obligaciones en nombre del Ayuntamiento. "Ha vendido inmuebles a la empresa pública para que ésta la reforme y luego se la alquila al propio Consistorio. Se ahorran las obras". Es el caso del edificio de la Junta Municipal del Distrito de Centro, en la calle Mayor, 72.

La polémica surge porque en 2005 Bruselas llamó la atención a la Comunidad de Madrid por utilizar la sociedad pública Mintra para financiar el Metrosur desde 2000. Este truco de ingeniería contable fue ideado por el Ejecutivo regional cuando lo gobernaba Gallardón. La Unión Europea le obligó a asumir la deuda de Mintra al considerar que no es una empresa normal, sino una "entidad de administración pública". Por eso, la vinculación entre MEYC con el Ayuntamiento genera ciertas dudas. Que intentan disipar desde el Consistorio.

"La empresa regional sólo tenía una actividad y un único cliente que era la Comunidad de Madrid. Sin embargo, Espacios y Congresos alquila inmuebles al Ayuntamiento, pero también a muchas otras empresas, organiza ferias y eventos... Es una empresa más", precisa Corredor.

Entre los edificios que la sociedad pública alquila al Consistorio están, por ejemplo, el Palacio Municipal de Congresos o el auditorio Juan Carlos I, o el Palacio de Cristal y el Telefónica Arena en la Casa de Campo. El año pasado, el Ayuntamiento realizó una aportación extraordinaria al capital de la empresa de 60 millones de euros. "La Intervención del Estado precisó que era una transferencia y se contabilizó como tal", recuerda la encargada de la Hacienda municipal, quien insiste: "Madrid Espacios y Congresos no es una sociedad pantalla. Cumplimos con otra actividad que es la gestión que nos permite mantenernos", zanja la responsable municipal.

Espacios y Congresos ha multiplicado su deuda por tres desde 2006, cuando modificó su objeto social. La deuda en 2006 era de 68 millones. Para este ejercicio está previsto que cierre en 180 millones, un 264% más que tres años antes. Además, en el último consejo de administración, celebrado el 8 de septiembre, se acordó pedir créditos adicionales por 120 millones. Y están previstos otros 100 para el año que viene. Lo que multiplicará la deuda por seis en cuatro años. Una carga de la que se ha librado el Ayuntamiento al dejar en manos de esta empresa la construcción de instalaciones. La empresa alcanzará los 375 millones a final de 2010, según estimó el consejo.

Mil millones para proveedores

El frenazo económico que vive la economía ha convertido al Ayuntamiento de Madrid en un mal pagador. Al menos durante unos meses. Desde el final del año pasado, los proveedores del Consistorio vieron cómo el periodo de pago, de 90 días, se prolongaba sin fecha de caducidad.

La caída de los ingresos, fundamentalmente los que provienen de la construcción, provocó un desequilibrio en la tesorería municipal hasta el pasado mes de mayo.

Una de las medidas económicas aprobadas de urgencia por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero consiste en una ayuda para facilitar a las administraciones locales el saneamiento de deudas pendientes de pago con empresas y autónomos.

El Consistorio madrileño ha utilizado 1.005 millones de euros para hacer frente a los pagos inmediatos a las pequeñas y medianas empresas (pymes). Es el Ayuntamiento de España más beneficiado con esta medida. Madrid ha utilizado la mitad del fondo, que asciende a 2.322 millones.

Para hacerse una idea de la magnitud de la cifra, el siguiente municipio que más se ha beneficiado de esta medida estatal es Alcorcón, que ha utilizado 44 millones de euros para pagar a sus proveedores.

Las cuentas de la ciudad

- El presupuesto de Madrid para 2009 es de 5.169 millones de euros, un 1,7% menos que en 2008.

- El año pasado el Consistorio registró un déficit de 1.200 millones

de euros.

- La deuda per cápita asciende a 1.247 euros. La media nacional es de 566 euros, según datos oficiales.

- El grueso de la deuda municipal, de 6.945 millones, corresponde a la financiación de las obras de soterramiento de la M-30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 2009

Más información