Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica reta a Vivendi con una OPA sobre la brasileña GVT

Mejora la oferta francesa al poner en la mesa 2.550 millones

Telefónica tiene solvencia. Y eso, en tiempos de escasez, da mucha prestancia. No hay operación en la que no se involucre a la operadora española. Algunas no pasan de rumores interesados (como la pretendida fusión con Telecom Italia) y otras son de dudosa realización (como la adquisición del 100% de la brasileña Vivo). Pero lo cierto es que Telefónica es la operadora más activa del mercado internacional.

Tras la ampliación de su parte en China Unicom, ayer lo demostró al anunciar la presentación de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) sobre el 100% de GVT, la cuarta operadora brasileña de telecomunicaciones, por 2.550 millones de euros.

La oferta, realizada a través de la filial Telesp, a un precio de 48 reales (18,6 euros) por acción, supera a la OPA amistosa anunciada anteriormente por la francesa Vivendi, que ofrecía 2.045 millones de euros a razón de 42 reales brasileños por acción.

GVT es la cuarta operadora de Brasil, con más de 2,3 millones de clientes

Telefónica supedita su oferta, que pagará en efectivo, a la adquisición de al menos el 51% del capital de GVT, a la no aplicación de las medidas de blindaje y a la aprobación por el organismo regulador brasileño (Anatel).

Vivendi dispone ahora de 45 días para mejorar la oferta de la multinacional española. No obstante, los analistas dudan de que Vivendi se anime a entrar en una guerra de ofertas en un país en que no tiene presencia, más teniendo en cuenta que, antes de anunciarse la operación de ayer, la cotización de GVT había subido ya un 61% en lo que va de año. Ayer se disparó un 13,74%.

Para Telefónica, en cambio, la operación tiene un perfecto encaje estratégico y evitaría la entrada de un peligroso competidor. GVT ofrece servicios de telefonía fija, datos, banda ancha y voz sobre IP (protocolo de Internet) en 82 ciudades. Cuenta con más de dos millones de accesos y opera en zonas donde Telefónica no lo hace o su presencia es menor, lo que previsiblemente evitará trabas regulatorias.

Su capitalización bursátil previa al anuncio de la operación ascendía a 5.400 millones de reales (2.085 millones de euros). Los fundadores controlan la compañía con una participación del 31,1% y el resto cotiza en Bolsa. En 2008, sus ingresos ascendieron a 225 millones de euros y el beneficio bruto operativo (Ebitda) a 194 millones.

Tampoco le va mal a Telefónica en España. Gracias a las últimas campañas agresivas para captar clientes, la operadora logró el mayor porcentaje de ganancias netas de líneas de banda ancha durante los últimos tres meses, con un 63,26%, seguido de los operadores alternativos, con el 31,5%, y de los operadores de cable, con un 5,2%. El número total de líneas en España alcanzó los 9,4 millones en agosto, con una penetración de 20,5 líneas por cada 100 habitantes, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de octubre de 2009