Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa Millet y Montull por apropiación indebida y falsedad

Los ex gestores del Palau declararán el día 19, cuatro meses después de la querella

Después de negarlo por tres veces, el juez Juli Solaz ha citado a declarar para el próximo día 19 a Fèlix Millet, ex presidente del Palau de la Música, y a Jordi Montull, su mano derecha y ex director administrativo de la Fundación Orfeó Català. Para entonces se cumplirán cuatro meses de la presentación de una querella por parte del fiscal Emilio Sánchez Ulled, que dio pie este proceso judicial y que el juez tardó un mes en admitir a trámite y en ordenar a los Mossos d'Esquadra el registro del Palau de la Música que se produjo el pasado 23 de julio.

Millet y Montull acudirán como imputados por los supuestos delitos de apropiación indebida y falsedad, que son los que les imputa el fiscal a consecuencia del desvío de 2,3 millones en billetes de 500 euros de las arcas del Palau durante 2003 y principios de 2004. Fuentes judiciales explicaron ayer que el auto de imputación de Millet y Montull relata que se les preguntará por esos hechos y por los delitos que ambos reconocieron abiertamente en las cartas inculpatorias remitidas al juez.

Desde que se destapó el caso se han ido conociendo también otras posibles irregularidades económicas a cargo de la contabilidad del Palau de la Música, como el pago de 630.000 euros a la Fundación Trias Fargas, afín a Convergència, y los abonos para sufragar las deudas del extinto Partit per la Independència (PI) de Àngel Colom. Está por ver si el fiscal también preguntará a Millet y Montull por esos hechos y si el juez se lo permitirá o bien habrá de presentarse una ampliación de querella para poder interrogarlos a ambos.

La decisión del titular del Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona de imputar a Millet y Montull se produce después de estimar el recurso de la fiscalía en el que le solicitaba por cuarta vez que adoptara esa medida. Si lo hubiese denegado, el recurso del fiscal habría ido a parar a la Audiencia de Barcelona y se podría haber producido la insólita situación de que el tribunal ordenase al juez algo tan evidente como que impute a unas personas que han confesado diversos delitos para poder tomarles declaración sobre los hechos.El caso continúa bajo secreto de sumario, pero fuentes judiciales explicaron que es probable que para el día 19 se haya levantado con el fin de que los abogados de Millet y Montull conozcan el contenido de las investigaciones. El estado en el que se encuentra la causa apenas ha variado desde que se inició, pues los peritos judiciales de Hacienda y los auditores continúan realizando sus informes. El auto judicial de ayer no se pronuncia sobre la situación de Gemma Montull ni de los otros dos querellados.

Tras la entrega de las dos cartas inculpatorias en el juzgado, el juez consideró que no era el momento de citar a Millet y Montull debido a la "complejidad" de la causa y a la espera de que se estudiara la documentación de la que se incautaron los Mossos d'Esquadra. Sin embargo, ayer cambió de criterio y razonó que la querella del fiscal y la confesión escrita son motivos suficientes para imputarlos. Por segunda vez en menos de 24 horas el presidente de la Generalitat, José Montilla, reclamó ayer celeridad a la justicia en la investigación del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 2009