Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llegada al aeropuerto de la línea 2 topa con la falta de 800 millones

El Gobierno catalán aplaza la obra indefinidamente

El Ayuntamiento de Barcelona ha reclamado siempre una línea del metro hasta el aeropuerto, pero no la línea 9, en construcción, sino una que enlace con el centro de la ciudad. En 2006 se llegó a un acuerdo con Política Territorial: prolongar la línea 2 del metro, que ahora muere en el Parallel, hasta el nuevo recinto ferial y desde allí enlazar con el aeropuerto por el mismo trazado de la línea 9. Se licitó la redacción del proyecto constructivo, que lleva un año terminado. Pero no se licita la obra por dos motivos: cuesta 800 millones de euros y no se dispone de ellos, y -aduce el Gobierno catalán- con tantas obras en marcha, es preferible concentrarse en ellas a abordar una nueva.

Pese a todo, un pequeño tramo de obras empezará en breve: el relacionado con el desvío del túnel actual desde la estación de Sant Antoni hasta la de Poble Sec. En estos momentos, la línea sigue hasta la estación de Paral·lel, donde enlaza con la línea 3. En el futuro, este tramo de túnel se utilizará para mantenimiento, pero no para la circulación. El motivo de adelantar esta parte de las obras es aprovechar los trabajos de reforma del mercado de Sant Antoni y compaginarlos. La continuidad desde Poble Sec hacia Montjuïc y El Prat queda aplazada sin fecha.

Desde Poble Sec, el proyecto prevé que la línea siga hacia Montjuïc, con paradas en el MNAC y el Instituto de Educación Física, para luego dirigirse al nuevo recinto Fira 2. Allí el tren dejará de circular por vías propias para compartir el trazado con los de la línea 9, que llegará hasta El Prat y las terminales del aeropuerto. Las vías tienen el mismo ancho y los trenes de ambas líneas son idénticos. En ambos casos pueden circular sin conductor. Esto está ya previsto en la línea 9, pero no, de momento, en la 2.

El conjunto del trazado es de 5,2 kilómetros y está previsto horadar la montaña con tuneladora, pero todo está, de momento, paralizado, un año después de haber sido redactado y enmendado el proyecto, que, una vez terminado, fue remitido al comité de expertos en túneles creado tras el hundimiento del Carmel, en las obras de prolongación de la línea 5. El comité sugirió pequeñas modificaciones que se han introducido. Después, nada.

El Ayuntamiento de Barcelona siempre ha defendido la necesidad de enlazar las terminales con el centro, cosa que no hará la línea 9. No obstante, el problema será menor ya que el Ministerio de Fomento licitará la llegada de Cercanías a las terminales, lo que supondrá una conexión directa con el centro de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de octubre de 2009