Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Secuestro en el Índico

"Abandonan a su suerte a los atuneros"

El PSOE rechazó la semana pasada una moción del PNV para incorporar infantes de marina en los buques y Defensa recomendó seguridad privada

"Abandonan a su suerte a los atuneros de bandera española", le dijo al Gobierno el día 22 de septiembre el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, en el pleno del Congreso. Y la ministra de Defensa, Carme Chacón, aseguró siete días antes en la Cámara que la solución es que los armadores contraten seguridad privada para proteger los barcos.

El PNV lleva años machacando en el Congreso sobre este asunto, con éxito relativo. Por ejemplo, el 11 de julio de 2007 no logró el voto del Grupo Socialista para que el Gobierno desplegara en la zona una patrullera o una fragata con apoyo de un helicóptero. El secuestro del Playa de Bakio, en abril de 2008, provocó un cambio de actitud del Ejecutivo, y el 21 de enero de 2009 se aprobó la misión Atalanta en el Pleno del Congreso, con 311 votos a favor y dos abstenciones. Hace dos semanas, Erkoreka interpeló a la ministra Chacón y siete días después sometió al pleno una moción para que, entre otras medidas, se embarque en cada atunero a infantes de marina armados. La moción fue derrotada por muy poco, con los votos del PSOE y la izquierda y el apoyo de PP, CiU y BNG.

El Gobierno alega problemas legales y económicos para embarcar a militares

El pasado día 16, Chacón respondió a José Ramón Beloki (PNV) que la operación cuesta 75 millones de euros y es imposible la protección total, porque por "esas aguas transitan 16.000 buques al año, [y] se transporta el 20% del petróleo del mundo". "Sobre la propuesta que los armadores hacen de embarcar militares en sus embarcaciones, simplemente no es posible en el ordenamiento jurídico español. Nuestra legislación no es la misma que la francesa y además tampoco consideramos que operativa ni funcionalmente esa fuera la opción adecuada", dijo la ministra. "Nosotros ponemos de nuestra parte; necesitamos que los armadores pongan también de la suya. Entre esas medidas [posibles] está, sin ninguna duda, la posibilidad de contratar seguridad privada para las embarcaciones. Como ocurre en la mayor parte de países, es imprescindible esta posibilidad de contratar seguridad privada para las embarcaciones, que acabamos de acordar con el Ministerio del Interior", añadió Chacón.

Beloki le replicó que "los piratas no son tontos, pero sí son oportunistas. Allá donde ven mayor facilidad, allá van. Ellos saben que ir detrás de un barco francés entraña notables y mayores riesgos, mientras que ir detrás de un barco español, no. Es perfectamente factible que suban infantes de marina a los barcos españoles. (...) Explíqueme por qué a este diputado, en una visita que hicimos con usted justamente a esa operación, un militar a quien yo le pregunté si entendía que podían subir a los barcos compañías de seguridad privadas me dijo: Eso, ni hablar. Pues un año después es de lo único de lo que usted nos habla".

La semana pasada se debatió la moción y Erkoreka insistió en que "hacen falta nuevas medidas, hacen falta más medidas". Refiriéndose a las palabras de la ministra, aseguró: "Vino a decirnos y a decirles sobre todo a los pescadores y armadores: allá ustedes con la seguridad, contrátenla, responsabilícense ustedes mismos y, en resumen, déjennos en paz que ya está bien. Tras gastar 75 millones en la operación Atalanta seguimos -siguen los pescadores- sin la seguridad suficiente que, al parecer, otros ya tienen".

El PSOE rechazó embarcar infantes de marina por el coste, por problemas legales y por dificultades operativas. El portavoz socialista, Jesús Cuadrado, ridiculizó la propuesta y dirigiéndose al PP, que la apoyó, se preguntó: "¿Es posible embarcar a cuatro infantes de marina con dos ametralladoras, con armamento de guerra, en un barco pesquero? ¿Lo permite la Ley Orgánica de la Defensa Nacional? Señorías, la pregunta por la que más interés tengo es por la siguiente: ¿Qué le ha llevado al Partido Popular a perder el sentido de Estado de una manera tan clara y tan contundente como en este caso? ¿Quieren ustedes votar que suban cuatro infantes de marina a un barco pesquero en alta mar? ¿Quieren además meter a cuatro marines españoles en un barco pesquero, en un atunero, en alta mar, a las órdenes de un capitán del barco pesquero, que les tiene que decir si disparan o no, que les tiene que decir si persiguen o no persiguen? ¿Qué hacen, llaman por teléfono a su comandante en alta mar?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de octubre de 2009