Lucha contra el reloj en Indonesia

La cifra de víctimas mortales del terremoto asciende a 1.100, pero el Gobierno calcula que el número final será de miles ante la magnitud de los daños

Los equipos de rescate trabajaban ayer contra el reloj para encontrar supervivientes bajo los escombros de los cientos de edificios derribados por el potente terremoto que sacudió el miércoles el oeste de la isla de Sumatra, en Indonesia. El número de muertos se elevó ayer a 1.100 y el Gobierno anunció que el número definitivo de víctimas mortales será de "miles", debido a la magnitud de los daños.

Los testimonios que llegaban desde Padang, la ciudad portuaria de 900.000 habitantes más afectada por el seísmo de magnitud 7,6 en la escala de Richter, daban cuenta del caos reinante. La ayuda que llegaba para los supervivientes era escasa, hacía falta comida y combustible y, según algunas informaciones, varios supermercados estaban siendo saqueados.

Más información
El maremoto deja cientos de desaparecidos en Samoa
Destrucción en el anillo de fuego
Padang, epicentro de la desolación
"Todo se derrumbó y aún están ahí"

La evaluación de los daños se ha visto complicada por la caída de las comunicaciones telefónicas. Se teme además por la posibilidad de réplicas, como la que se produjo ayer con epicentro situado 225 kilómetros al sureste de Padang y con intensidad de 6,6, que no causó víctimas.

Titi Moektijasih, miembro de la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria de la ONU dijo que la ayuda de emergencia era insuficiente. "Debería haber muchos más medios y personal para responder a la escala de los daños", advirtió.

El estadounidense Greg Hunt, un residente en Padang de 38 años, dijo que el del miércoles fue el peor de los terremotos que había vivido en esta zona de frecuente actividad sísmica. "Hay sangre por todas partes, gente con los miembros amputados, edificios destruidos, cadáveres".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, declaró a la prensa que el país podría coordinar los esfuerzos de ayuda por sí solo, pero dio la bienvenida a la asistencia exterior. Australia, Corea del Sur y Japón han ofrecido su colaboración.

También lo ha hecho España, que se encuentra a la espera de la respuesta de Yakarta. La Embajada española en Indonesia informó de que en la zona afectada por el seísmo se encontraban ayer como residentes o turistas una treintena de españoles y de que aún no contaban con noticias de 14 de ellos por las malas comunicaciones telefónicas.

Voluntarios transportan a un superviviente rescatado de los escombros de un hotel en Padang, en la isla indonesia de Sumatra.
Voluntarios transportan a un superviviente rescatado de los escombros de un hotel en Padang, en la isla indonesia de Sumatra.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS