Las plantas apenas reciclan basura y envían más del 70% a vertederos

La Generalitat impulsará incineradoras con el nuevo plan de residuos

Gran parte de las miles de toneladas de basura que entran en las plantas de tratamiento de la Comunidad Valenciana acaban en los vertederos. La recuperación de materiales para el reciclado y de restos para producir compost apenas supera el 10%, según desvela la propia Consejería de Medio Ambiente en el documento consultivo con el que arranca la fase de evaluación ambiental del nuevo Plan Integral de Residuos (PIR). Los datos certifican que las plantas de residuos urbanos (cinco en Alicante, dos en Valencia y una en Castellón) trataron en 2006 un total de 1.754.654 toneladas, pero sólo recuperaron para el reciclaje un 3% (papel, vidrio, plástico, metales, madera) y un 7% para el compostaje. El 72% de la basura acabó enterrado en vertedero (el 18% restante se pierde en el proceso de selección, especialmente el agua que contienen las basuras). El porcentaje de rechazo para vertedero incluso aumentó en 2007 y el año pasado alcanzó el 77%.

Los ecologistas piden que se mejore el rendimiento de las plantas

Más información

"Los porcentajes de reciclado son bajísimos. ¿Por qué se recupera tan poco después de la importante inversión que suponen las plantas?", inquiere el portavoz de Ecologistas en Acción, Carlos Arribas. La consejería, preguntada por este periódico sobre los datos, no ha contestado.

Los ecologistas piden a Medio Ambiente "una reflexión" sobre el escaso reciclaje en los centros de tratamiento, un aspecto que el documento inicial del nuevo PIR prácticamente ignora. Una reflexión "necesaria" para mejorar la gestión de los residuos y exprimir al máximo la opción del reciclaje y compostaje, de modo que a los vertederos llegue lo menos posible. "Ahí debe hacerse el mayor y primer esfuerzo", subraya Arribas.

Para Ecologistas en Acción, al igual que otros grupos conservacionistas y partidos de izquierda, la capacidad de reducción de residuos y su reutilización está lejos de agotarse, lo que supone un motivo más para oponerse a los planes de la consejería de abrir incineradoras. Medio Ambiente avanzó el año pasado su intención de incluir esta técnica de eliminación en el nuevo PIR. Así lo recogía una memoria informativa del nuevo plan en la que se hablaba de tres instalaciones "como mínimo", a pesar de que al mismo tiempo se proclamaba que las plantas y vertederos existentes y las que están pendientes desde hace años del PIR de 1997 serían suficientes para tratar la basura hasta 2013. Esta posición se mantiene en el documento que ha sacado ahora a consulta la consejería, en el que se insiste en que las plantas previstas son "suficientes", si bien se admite la necesidad de "avanzar en varios frentes: reducción, recuperación, reciclaje y compostaje". El nuevo PIR estima en un 44% los rechazos a vertedero de las plantas existentes y previstas, un objetivo que contrasta con los elevados porcentajes de los últimos años. A pesar de ello, y sin cambiar en lo esencial el modelo de planes zonales que abarcan varias comarcas con sus respectivas plantas y vertederos, la consejería ve llegado el momento "de abordar la gestión de los residuos desde una perspectiva dinámica y con mente abierta" para disminuir la eliminación de residuos en vertederos con incineradoras.

Según la Generalitat, introducir la incineración, como han hecho ya otras comunidades autónomas, "no sólo supone un ejercicio de racionalidad económica", sino que es "una apuesta clara por el desarrollo sostenible". Dada la "elevada" inversión que exigen, y "la complejidad tecnológica", Medio Ambiente contempla "la posibilidad de que la Generalitat declare servicio público de titularidad autonómica" las incineradoras. La concreción del número de plantas "deberá esperar" a los acuerdos con los consorcios de municipios que gestionan los planes zonales, pero "el papel impulsor y ejecutor de la Generalitat se revela esencial", por lo que Medio Ambiente prevé aprobar la declaración de servicio público con rango de ley. Probablemente para afrontar la oposición social y ecologista que han cosechado propuestas privadas de incineradoras e incluso la que pretendía impulsar la consejería en La Vall d'Alba y que han fracasado.

El nuevo PIR también cree que la población valenciana está preparada para dar un paso más en la separación de basuras, por lo que prevé sumar a la recogida selectiva de papel, vidrio y plástico la de los residuos orgánicos. Además, la consejería apunta a una "revisión del modelo económico en pro de aplicar el principio de 'quien contamina, paga' y de 'responsabilidad del productor' a través de un sistema impositivo específico" que no concreta. El documento constata una vez más que la Comunidad Valenciana no tiene ningún depósito para suprimir residuos peligrosos y propone actuar "con carácter subsidiario" en el plazo de dos años tras la aprobación del PIR si no lo hace la iniciativa privada -con cuatro plantas y dos vertederos-. La misma medida la prevé para aceites industriales y material sanitario.

La planta de tratamiento de residuos del área metropolitana de Valencia.
La planta de tratamiento de residuos del área metropolitana de Valencia.SANTIAGO CARREGUÍ

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de septiembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50