Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:66ª Mostra de Venecia

"Quería retratar el espíritu de una época"

El director alemán homenajea al 'soul' que triunfa en su ciudad, Hamburgo

"¡Sí, sí! Voy a inaugurar el festival de Gijón. Va a ser mi primera vez allí. He estado muchas veces en España pero nunca en Gijón". El realizador alemán Fatih Akin ha desconcertado hoy a la crítica con Soul kitchen, una comedia de pura cepa sobre "la ciudad con más soul del mundo, Hamburgo", que servirá también para arrancar el certamen asturiano.

Melómano confeso, Akin (Hamburgo, 1973) ha hecho de la música el núcleo central de su último filme: "Si vas a Berlín, oirás muchísimo tecno; y si vas a París te pasará lo mismo con el electro. En cambio, todos los clubes de Hamburgo están dedicados a la música soul. Escogimos las canciones de la banda sonora, prácticamente un 85%, antes de empezar la película. Después variamos algunas cosas por problemas de derechos".

El director cambia así de registro después de haberse llevado el Oso de Oro en la Berlinale de 2004 por Contra la pared, y del impresionante recibimiento de crítica y público en 2007 para Al otro lado: "Esta película nace de la necesidad de retratar el espíritu de una época, y debía ser ahora, mientras me quede suficiente pelo. No sería correcto hacerlo a los 50 años". El cineasta niega que el género escogido responda a factores coyunturales: "Dicen que cuando hay crisis las comedias funcionan muy bien, pero lo cierto es que empecé a desarrollar este proyecto hace cinco años y lo he acabado ahora... Si la crisis hace que Soul kitchen triunfe, espero que ésta dure un rato más", comenta entre risas.

Akin es muy conocido en Alemania como activista político y social (sus padres son turcos) y tiene una opinión clara de lo que debería suceder en las elecciones en su país el próximo 27 de septiembre: "Ya hemos tenido suficientes gobiernos liberales y neoliberales, así que lo único que tengo que decir al respecto es que no todo puede seguir igual. En eso coincido plenamente con lo que predicaba Obama en su campaña: el cambio es necesario. La coalición entre los democristianos y los liberales ya la hemos visto antes".

A pesar del excelente recibimiento de su filme, el cineasta asegura que para su próxima película necesita otras herramientas. "Terminaré la trilogía que empecé con Contra la pared y Al otro lado. Voy a rodar una película sobre el mal. En cuatro horas y en blanco y negro. ¿Estilo Lars von Trier? [Risas]. No, digamos que va a ser otra clase de blanco y negro". Última pregunta. "¿Qué me hace reír? Los hermanos Coen, Jim Jarmusch, Adriano Celentano, las pelis de Bud Spencer, Buster Keaton... Cuando creas una comedia, coges todas estas cosas y no las copias, sino que las adaptas. Es como el hip-hop: tomas un poco de cada cosa y creas algo distinto. ¿Me entiendes?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 2009