Las expectativas de Repsol en Brasil se disparan ante el potencial de Guará

El yacimiento tiene crudo y gas equivalentes a cuatro años de consumo en España

El fondo marino de las aguas de Brasil ha dado una nueva alegría a la petrolera Repsol YPF, que ve en este coloso suramericano el principal motor de su producción de petróleo y gas a 10 años vista: su intuición sobre el potencial del campo de Guará, cuyo descubrimiento coprotagonizó en junio del año pasado, no sólo iba bien encaminada, sino que se está viendo superada por la realidad.

Junto con la estatal Petrobrás y British Gas Group (BG), con quienes comparte consorcio en este campo de la rica Cuenca de Santos, Repsol anunció ayer que de Guará pueden recuperarse entre 1.100 y 2.000 millones de barriles de crudo ligero y gas natural. A título comparativo, esta bolsa equivaldría al consumo de entre dos y cuatro años de petróleo y gas en toda España.

El nuevo marco legal que regulará el negocio del crudo no se aplica a este campo

Desde Brasil, Petrobrás -en este caso la compañía operadora del consorcio y que, por ley, lo será siempre a partir de ahora en las nuevas adjudicaciones en el país- constató "la altísima productividad" del campo, tras las pruebas realizadas en el pozo de Guará. Petrobrás tiene un 45% del consorcio. Otro 30% está en manos de BG. Repsol tiene un 25%. El anuncio fue celebrado por los inversores y las acciones de la compañía que controlan la constructora Sacyr y La Caixa cerraron con una subida del 2,81%, a 17,5 euros por título.

El nuevo marco legal que presentó hace pocos días el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva no afecta a este campo, puesto que no se aplicará con carácter retroactivo, sino únicamente sobre los nuevos contratos. De ahí que, en unas declaraciones a Intereconomía, el presidente de Repsol, Antoni Brufau, subrayara ayer que "Brasil es un país muy estable a la hora de predecir el entorno jurídico" para las petroleras.

Al margen de que Petrobrás será siempre operador y tendrá un 30% de los nuevos consorcios, el Estado brasileño reforzará su control sobre la actividad al fijar de entrada la cuantía del bono que pagan las petroleras, que, además de pagar determinadas regalías y el Impuesto de Sociedades, deberán ceder un porcentaje de crudo al Estado en las ofertas que presenten. El dinero irá a una nueva sociedad pública, Petrosal, que lo destinará directamente a fines sociales, educativas, científicas, culturales y medioambientales, para garantizar que la riqueza petrolera del país beneficie a su población.

Estas nuevas reglas de juego se aplicarán a Repsol, y a todas las petroleras, pero sólo en las nuevas adjudicaciones de hidrocarburos, de modo que no rigen sobre los contratos ya firmados.

El grupo hispanoargentino apuntó ayer que, sólo en un pozo, el potencial es de 50.000 barriles por día. Y habrá varios pozos. Otro dato que da idea de la importancia de las noticias que llegan desde Guará es el hecho de que Petrobrás haya decidido hacer de este megacampo el segundo que pondrá en producción, después de Tupi. El yacimiento Tupi, también en la Cuenca de Santos, ha sido el que ha consolidado la autosuficiencia petrolera de Brasil.

La producción en Guará, en las costas del Estado brasileño de São Paulo, podría iniciarse a finales de 2010, aunque esta fecha no es oficial. La plataforma que se ha decidido instalar en Guará producirá 120.000 bep/d (barriles equivalentes de petróleo al día).

Repsol, que ha invertido por ahora 500 millones de dólares en el país, participa en un total de 21 bloques exploratorios en Brasil -en la Cuenca de Santos, Campos y Espíritu Santo-, en 11 de los cuales como operadora.

Por otra parte, la petrolera China National Petroleum Corporation (CNPC), interesada en adquirir un 75% de la filial argentina de Repsol, YPF, informó ayer de que ha cerrado un crédito por 30.000 millones de dólares (20.700 millones de euros) con el Banco Chino de Desarrollo (BCD) para garantizar la financiación de sus operaciones internacionales.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS