Cosa de dos
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Apocalipsis

Cualquiera que frecuente los canales History y National Geographic puede considerarse experto en nazis y tiburones. A veces emiten documentales sobre otras cosas, pero intentan incluir en ellos algún nazi o algún tiburón. Si algún día se descubre que los tiburones simpatizan con el nazismo, o que Hitler adoraba secretamente a los tiburones, ambos canales habrán resuelto su programación para siempre.

A veces, sin embargo, regalan productos de lujo. National Geographic presentó el lunes los dos primeros capítulos de Apocalipsis, una serie de seis horas sobre la Segunda Guerra Mundial. Aunque el tema no sea precisamente nuevo, no creo que este mes pueda verse nada mejor en televisión. Habrá, sin duda, quien prefiera series como 90-60-90, diario secreto de una adolescente (Antena 3), y habrá también, entre los aficionados a la materia, quien se queje de que en Apocalipsis no aparezcan tiburones. De hecho, ni siquiera sale Hitler todo el rato. Pese a ello, es apabullante. El uso de imágenes privadas e inéditas hasta ahora, restauradas y coloreadas, y un guión elemental pero sensato, hacen de esta serie un producto estremecedor y a la vez didáctico.

Por una vez, la guerra más espantosa que ha conocido la humanidad no se presenta como el invento exclusivo de una secta nazi-satánica dirigida por Hitler. Quizá porque National Geographic se emite en gran parte del mundo, se hace un esfuerzo de objetividad. Se subraya, por ejemplo, que los franceses no fueron tan nenazas como se dice, y se indica que el nazismo no habría fascinado de forma tan profunda a los alemanes si al final de la Gran Guerra no hubiera existido el Tratado de Versalles, que humilló innecesariamente a Alemania e hizo muy difícil su viabilidad económica.

Por desgracia, la cuestión de Versalles se queda en simple apunte. Eso, ya sé, es como protestar por la ausencia de tiburones. Pero conviene recordarlo: la Segunda Guerra Mundial fue el resultado de un cóctel de cinismo (británico), resentimiento (francés) y buenismo (estadounidense) combinado dos décadas antes. Cinismo, resentimiento y buenismo: suena actual, ¿no?

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS