Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona pide una ley que prohíba la prostitución en la calle

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, reclamó ayer a las administraciones autonómica y estatal que prohíban el ejercicio de la prostitución en la calle. Eso podría hacerse mediante una reforma del Código Penal o con una ley que regule el trabajo sexual, que se encuentra en un limbo legal desde que fue despenalizado en 1995. El socialista Hereu evitó opinar, sin embargo, sobre si ese endurecimiento en la lucha contra la presencia de las prostitutas en la vía pública debería ir acompañada de una legalización de su actividad. "Ése es un debate sobre el que no hay consenso", apostilló.

El Consistorio de la capital catalana ya prohibió con una ordenanza la oferta y demanda de sexo en la calle en 2005, y está siendo muy criticado porque las imágenes de prostitutas y clientes manteniendo relaciones en la calle demuestran el fracaso de esta norma.

Quien sí abogó ayer por la legalización fue Esquerra Republicana. Lo hizo en una interpelación a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que registró en el Congreso, y que denuncia que "el discurso abolicionista" del Gobierno "estigmatiza" y "criminaliza" a las prostitutas. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, subrayó que la prioridad del Ejecutivo es luchar contra las redes de explotación de las trabajadoras sexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009