Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy minimiza la corrupción y dice que no hay condenados en el PP

Hay una decena de sentencias, pero el partido alega que son casos antiguos

Después de la única buena noticia del caso Gürtel para el PP, la absolución provisional -por dos votos a uno- del presidente valenciano, Francisco Camps, Mariano Rajoy ha vuelto del veraneo envalentonado y dispuesto a tratar los casos de corrupción en su partido como algo menor. Ayer, en la primera cita de su dirección ampliada, el Comité Ejecutivo, insistió en que el PP está siendo tratado peor que el PSOE y llegó a defender -en un discurso que fue retransmitido- que él cree en un país "de ciudadanos libres e iguales". Pero guardó para el final la noticia: "Que yo sepa, y se me puede escapar alguno, desde 2004 no hay ningún militante del PP condenado, y sí del PSOE, e indultados".

Lo cierto es que desde ese año ha habido al menos una decena de condenas, algunas de cárcel, otras de inhabilitación, a alcaldes y ediles del PP por corrupción. Fuentes de este partido señalaron después que el informe que prepara Soraya Sáenz de Santamaría, y del que Rajoy extrajo ese dato, se ha centrado en casos que estallaron después de 2004 porque trata de demostrar que el Gobierno del PSOE, y la fiscalía y la policía a sus órdenes, maltratan al PP.

La mayoría de esas condenas, explican, están recurridas, por tanto, no son firmes -Rajoy no aclaró que se refiriera a condenas firmes- y sobre todo tienen que ver con casos anteriores a 2004. Sin embargo, la lógica procesal y la lentitud de la justicia hace que la mayoría de las condenas producidas desde 2004 sean de casos anteriores a ese año, algo que Rajoy tampoco aclaró. Desde ese año, en el que el PSOE llegó al poder, el PP ha sufrido casos muy graves de los que buena parte siguen adelante con tanta consistencia que el partido ha expulsado a varios implicados, especialmente en Canarias y en Baleares.

Ése es otro de los argumentos que, según el PP, explican la afirmación de Rajoy, que dijo "ningún militante del PP" y por tanto podía no incluir a los que fueron expulsados por el partido.

Existe, además, un caso muy sonado que explotó en 2006 y sí afectó de lleno al mandato de Rajoy. Se trata del caso Andratx: Eugenio Hidalgo, el alcalde de este municipio mallorquín, paradigma del urbanismo agresivo que protagonizó los años del Gobierno autonómico de Jaume Matas, fue detenido, expulsado del PP y después condenado a cuatro años de cárcel, en una sentencia que está recurrida.

Matas llegó a pedir perdón públicamente por haber confiado en Hidalgo, un hombre que gobernó con el PSOE antes de que el ex presidente balear lo fichara para el PP. Rajoy, sin embargo, obvió ayer ese caso, que protagonizó un sonoro Comité Ejecutivo en 2006 en el que Matas ya lanzó la teoría de la persecución contra el PP por parte de la Fiscalía Anticorrupción. Hidalgo ha sido condenado por diferentes sentencias a cuatro años de cárcel y siete de inhabilitación, aunque ha recurrido ambas.

El caso Andratx, como otros muchos en Baleares, dio más quebraderos de cabeza al PP desde 2004. En noviembre de 2008, Jaume Massot, un hombre que fue el cerebro urbanístico de Matas, fue condenado a cinco años de cárcel por falsedad y prevaricación en cuestiones urbanísticas, sentencia también recurrida. El PP subraya que Massot fue condenado por hechos anteriores a 2004. Andratx tiene otras 67 causas en marcha.

Hay otros casos de condenas, como en Antigua (Fuerteventura), Llucmajor (Mallorca), Ceuta, Cómpeta (Málaga), Gondomar (Vigo) o un ex concejal de Madrid, pero el PP insiste en que o están recurridos o son casos anteriores a 2004.

El equipo de Sáenz de Santamaría, con José Luis Ayllón a la cabeza, está preparando un análisis de 150 casos para demostrar el trato diferente que, según el PP, sufren los acusados de este partido. Rajoy llegó a decir ayer que las "detenciones televisadas" del caso Palma Arena en Baleares son "impropias de un régimen democrático", pero evitó entrar en el fondo de las graves acusaciones de corrupción.

Lo que han dicho los tribunales

- Jefe de Urbanismo de Matas: cinco años de cárcel. Jaume Massot, cerebro de Urbanismo del Gobierno de Jaume Matas en Baleares, fue condenado en noviembre de 2008 a cinco años de cárcel por falsedad y prevaricación.

- Ex alcalde de Andratx: cuatro años. Eugenio Hidalgo, condenado a cuatro años de cárcel en mayo de 2008 por construirse un chalé ilegal.

- Ex alcalde de Llucmajor: tres años. Lluc Tomàs Munar, condenado a tres años de prisión y ocho de inhabilitación en noviembre de 2008 por malversación.

- Ex alcalde de Gondomar: año y medio. Carlos Silva y cinco ediles, condenados a año y medio de prisión y ocho de inhabilitacion por prevaricacion en diciembre de 2008.

- Alcalde de Antigua: año y medio. Juan José Cazorla, condenado a año y medio de prisión por cohecho en noviembre de 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de septiembre de 2009

Más información