Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
música

Jacko, víctima de un homicidio

La autopsia confirma que Michael Jackson murió intoxicado por un cóctel de tranquilzantes

Michael Jackson habría cumplido hoy, precisamente, 51 años. La muerte del rey del pop fue prematura e inesperada y estuvo envuelta en la rumorología hasta que ayer el forense del condado de Los Ángeles confirmó que el cantante fue víctima de un homicidio que se produjo por "intoxicación aguda de Propofol". Así lo aseguró el forense en un comunicado de prensa en el que además añadió que a la muerte también contribuyó "el efecto Benzodiazepine". Esta expresión algo esotérica sirve para denominar a un grupo de drogas que se utilizan para tratar el insomnio y la ansiedad y que pueden tener efectos mortíferos si se combinan con otras. El Propofol y el Lorazepam son las dos sustancias principales a las que el forense ha atribuido la muerte del cantante, aunque en su cuerpo se encontraron también restos de Midazolam, Diazepam, Lidocaina y Efedrina.

El forense aseguró que el Propofol y el Lorazepan acabaron con el cantante

Según el informe, el deceso está conectado con las acciones del médico

La prensa sensacionalista estadounidense habla de 'Jackicidio'

La nota confirmaba lo que se sabía desde la semana pasada, cuando la orden de registro de la casa del médico personal de Jackson, Conrad Murray, hecha pública por la policía de Houston, desveló el contenido de una autopsia que conecta directamente y como se sospechaba la muerte del artista a las acciones de su médico. La palabra homicidio efectivamente aparece en el informe de la autopsia y en la investigación que está realizando la policía de Los Ángeles. Pero eso no significa necesariamente que se vayan a presentar cargos criminales contra Murray, un hombre cuya profesionalidad se ha puesto en duda desde el mismo día de la muerte, y que tras el deceso de Jackson, ocurrido el pasado 25 de junio, no dudó en dar cuenta de todas las drogas que le había administrado en las horas previas a su muerte.

En los documentos que se conocieron la semana pasada quedaba claro el esfuerzo del médico por subrayar que él se había resistido durante toda la noche a suministrar a Jackson Propofol, un potente anestésico que había comenzado a utilizar meses atrás y al que, según el relato de Murray, Jackson había llegado a engancharse.

Los problemas de insomnio del artista eran de sobra conocidos entre amigos y familiares desde hace más de una década, y quizás por eso el cantante también había obligado a la promotora de conciertos AEG Live a contratar a Murray por 104.000 euros al mes para que le atendiera en los 50 conciertos que tenía planeados ofrecer en Londres. Lo que a estas alturas está claro es que el cantante -autor de éxitos como Billie Jean, Thriller o Bad- no era capaz de dormir sin socorrida pero muy tramposa ayuda de la química. No obstante, según las declaraciones del médico, las dosis de Propofol habían pasado de los 50 miligramos diarios que le daba en abril a 25 miligramos apenas tres días antes de su muerte.

Finalmente Murray había optado por eliminar el Propofol en favor de sedantes menos peligrosos. La noche previa a su muerte Jackson se tomó Valium, Lorazepam y Midazolam sin conseguir conciliar el sueño. A las 10.40 de la mañana, tras pasar la noche en vela, reclamó su dosis de "leche", como llamaba al Propofol. Murray se resistió pero finalmente le inyectó el anestésico por via intravenosa. El cóctel fue mortífero aunque según expertos médicos citados por Los Angeles Times, "25 miligramos de Propofol no son suficientes para matar a nadie".

En la prensa sensacionalista estadounidense, que ha seguido con auténtico fervor las evoluciones relativas a la muerte del cantante, ya se habla de Jackicidio y se especula con la posibilidad de que la familia de Michael Jackson presente cargos contra un médico.

Pese a que pudiera parecerlo, el médico no es el único que está siendo investigado. Durante el registro de la casa del artista la policía encontró al menos ocho botellas de Propofol que no habían sido recetadas por Murray si no por otros dos doctores, Arnold Klein y Allan Metzger. Además, David Allen, un colegiado de Las Vegas, también le habría recetado el potente anestésico en meses anteriores.

Pero lo que sorprende a algunos expertos consultados por Los Angeles Times es que la dosis que Murray afirma haber inyectado en el cuerpo de Jackson, 25 miligramos, supuestamente no es suficiente ni para dormir a una persona. "No creo que esa fuera la dosis. Si eso es lo que su médico declaró, yo no le creo" dijo al rotativo californiano, John Dombrowski, miembro de la Sociedad Americana de Anestesistas. Son declaraciones como ésta las que están alimentando el circo mediático en torno al deceso de un artista cuyo cumpleaños será celebrado hoy en todas las partes del globo, empezando por Brooklyn, donde el director de cine afroamericano Spike Lee ha organizado una fiesta por todo lo alto en la que además se proclamará el 29 de agosto como Día de Michael Jackson.

Se espera que al menos 10.000 personas llenen Prospect Park a lo largo del día de hoy al ritmo de temas como Bad, Thriller o Billie Jean, clásicos que convirtieron a este artista nacido en Gary, Indiana, en el mayor superventas de la historia de la música estadounidense. Y no sólo fueron los 750 millones de álbumes vendidos en todo el mundo a lo largo de sus 50 años de existencia. Desde su muerte hace ya dos meses la venta de sus discos se ha disparado y algunos de sus clásicos figuran en los primeros puestos de las listas de ventas. A él se le atribuía recientemente también una cierta mejora en las ventas de revistas, que gracias a números extra dedicados a su vida, y sobre todo, a especular con las causas de su muerte, han conseguido mejorar las lánguidas ventas que caracterizan a la prensa en verano.

Curiosamente y pese a que han pasado ya dos meses desde su fallecimiento, Michael Jackson sigue sin descansar tranquilo. No son sólo los ríos de tinta que se han escrito entorno a los problemas que rodearon su dramática existencia. Su cuerpo aún no ha sido enterrado y aunque se había anunciado que ocurriría este fin de semana, el mismo día de su cumpleaños, la familia volvió a anunciar hace dos días un cambio en las fechas. La que ahora se baraja es el 3 de septiembre. será una ceremonia privada en el Glendale Forest Lawn Memorial Park, un cementerio de Los Ángeles, donde quizás el cuerpo de Jackson pueda por fin encontrar la paz que no tuvo en vida.

Los últimos pasos

- El funeral. El ruido mediático que acompañó en vida al rey del pop le ha seguido después de su muerte. Su funeral, el pasado 7 de julio, se convirtió en un multitudinario adiós.

- El testamento. La última voluntad de Jackson, al menos la última conocida, data de 2002 y divide el patrimonio del artista fallecido en tres lotes. Uno para la madre de Jackson, Katharine, otro para sus tres hijos, Michael, Paris y Blanket, y un tercero para organizaciones benéficas. Nada para Joseph Jackson, su padre.

- Las imágenes. Los últimos ensayos, antes de sus previstos conciertos en Londres, se convertirán en una película. This is it! se estrenará en todo el mundo el 28 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de agosto de 2009

Más información