Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra abierta de Berlusconi contra la prensa y la Iglesia

Silvio Berlusconi ha vuelto de vacaciones a lo grande, atacando frontalmente a la prensa y a la Iglesia, los dos poderes que todavía osan importunar sus delirios de impunidad. Su abogado, Niccolò Ghedini, anunció ayer querellas y demandas contra La Repubblica, a la que pide un millón de euros de resarcimiento, y contra otros diarios de Francia, España y Reino Unido. En paralelo, y en un gesto sin precedentes, el Vaticano canceló la cena que debía celebrar anoche su secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, con Berlusconi en L'Aquila, tras la publicación en Il Giornale, el diario del hermano del Cavaliere, de una información contra el director de L'Avvenire, el órgano de la Conferencia Episcopal italiana.

En declaraciones a Reuters, Ghedini anunció que ha presentado denuncias contra diversos medios europeos. El letrado de Berlusconi precisó que ya ha denunciado al semanario francés Nouvel Observateur por una información titulada Sexo, poder y mentiras, y al diario EL PAÍS por publicar las fotos de sus invitados en su mansión sarda de Villa Certosa. En España, sin embargo, los abogados de PRISA no tenían constancia ayer de dicha denuncia, que ya fue anunciada por Ghedini el día de la publicación de las fotos.

En Italia, Berlusconi reclama a La Repubblica un millón de euros por un artículo del 26 de junio en el que Giuseppe D'Avanzo, periodista del diario del grupo L'Espresso, formulaba 10 preguntas a Berlusconi. El primer ministro nunca contestó a esas preguntas, relativas a sus andanzas sexuales, sus contradicciones y su estado de salud, y ahora las considera "difamatorias".

Difamación

Además, Berlusconi considera difamatorio un artículo de Giampiero Martinotti, en realidad un resumen de prensa extranjera que citaba al Nouvel Observateur y a otros medios.

El líder del Partido Democcrático, principal partido opositor, Dario Franceschini, llamó al director del diario, Ezio Mauro, para expresarle su solidaridad y la de su partido ante "la increíble acción judicial" del primer ministro.

Entretanto, las relaciones de Berlusconi con la Iglesia sufrieron un nuevo deterioro a causa del brutal ataque de Il Giornale contra Dino Boffo, el director de L'Avvenire. Según el diario, Boffo fue procesado en 2002 por acosar a una mujer con cuyo marido, sostiene Il Giornale, el periodista mantenía una relación homosexual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de agosto de 2009