Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basagoiti exigirá a López austeridad y más recorte en el gasto corriente

El PP pide al Gobierno que se replantee el futuro de empresas públicas deficitarias

El lehendakari Patxi López y el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, empiezan hoy a desbrozar el camino del Presupuesto 2010, que será el más sobrio y austero de los últimos años al venir marcado por la crisis económica. Será también el primero en la historia del Gobierno vasco que sea más reducido que el anterior. Tanto López como Basagoiti coinciden en que esa necesidad de austeridad debe ir acompañada de eficacia para poder sacarle "chispas" a las grandes cuentas públicas, especialmente en lo que se refiere al capítulo de la inversión.

López se reúne con Basagoiti atendiendo a una llamada de éste y a la condición de los populares de socios preferentes del Ejecutivo. El PP aspira a participar de manera activa en la elaboración de los Presupuestos y no a conformarse con dar el visto bueno cuando todo se encuentre atado. "El cambio debe ser eficaz. Tiene que quedar reflejado que en ese cambio ha intervenido el PP", recalcó ayer el portavoz de los populares vascos, Leopoldo Barreda, en declaraciones a EL PAÍS.

Los dos partidos coinciden en invertir en obra pública e industria

PSE y PP asumen que un acuerdo con el PNV tendría un amplio apoyo social

Cuando los dos socios lleguen al acuerdo se abrirá el turno para el resto de partidos. El Gobierno de López explorará la intención de las demás formaciones de lograr algún tipo de entendimiento en el tema económico. Y el primer grupo de esa lista es el PNV, que ya ha planteado una oferta de estabilidad presupuestaria para consensual las cuentas públicas en todas las instituciones de Euskadi.

Oscar Rodríguez, secretario general del grupo parlamentario del PSE, recalca la condición de "socio preferente" del PP, pero a renglón seguido añade que esa circunstancia "no obsta para que no se pueda pactar con el PNV". "Resultaría inconcebible que no hubiera acuerdo presupuestario entre PSE y PP en el primer año del Gobierno de cambio, pero lo que no se puede hacer es descartar de antemano la propuesta del PNV si realmente es seria. La obligación del Gobierno es practicar una política aperturista y plural", agrega.

Aunque ninguno de los dos socios ve con malos ojos un posible acuerdo a tres bandas con el PNV, de momento nadie las tiene todas consigo y mantienen las reservas sobre el auténtico objetivo que se esconde tras el ofrecimiento nacionalista. En medio de la recesión, la imagen de un acuerdo entre los tres grandes partidos sería muy bien recibida por la sociedad, necesitada de ese tipo de gestos.

El encuentro de hoy entre López y Basagoiti viene precedido de la reunión preparatoria que mantuvieron el pasado lunes el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Aguirre, y el responsable de asuntos económicos del PP, Antón Damborenea. El Gobierno aprobó a finales de junio las directrices económicas que guiarán los Presupuestos 2010. Y ese será el documento que seguirá López. En esas directrices, el Gobierno define un escenario con un descenso del PIB del 2,4% para este año y del 0,7% para 2010. En 2009, la estimación es que se pueden perder 27.000 empleos y en 2010 alrededor de 16.000. El Gobierno apunta a una reducción de las cuentas en torno al 5% y a un endeudamiento cercano a los 1.700 millones. Según Rodríguez, esa deuda se pondrá al servicio de la inversión y del fortalecimiento de las políticas sociales.

Barrera abunda en que el endeudamiento debe dirigirse al impulso de la actividad económica y en la necesidad de que el gasto presupuestario resulte eficaz. "Hay que eliminar todas las partidas superfluas, sobre todo, las relativas al gasto corriente. El Gobierno tiene que ser más exigente, atreverse a reducir más y replantearse el futuro de algunas empresas públicas deficitarias", advierte.

En lo que sí hay sintonía es en las prioridades, como potenciar el esfuerzo inversor en obra pública e industria para generar o, al menos consolidar el empleo existente; compromiso con la educación y la sanidad; y fortalecimiento de los servicios sociales. En esa línea, el lehendakari avanzó durante su balance de los 100 días de Gobierno que no se producirá ningún tipo de recorte en partidas sociales porque su voluntad es que nadie quede "desasistido" ante la actual situación de crisis.

Tras el encuentro de los dos líderes, los contactos entre el Gobierno vasco y los responsables del área económica del Partido Popular proseguirán la próxima semana, aunque a un nivel más técnico. En esos contactos está previsto que intervenga de nuevo el consejero de Economía y Hacienda. La cita entre López y Basagoiti sirve como prolegómeno del inicio del curso político en Euskadi, con la celebración mañana, en San Sebastián, del primer Consejo de Gobierno después de las vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de agosto de 2009