Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hemorragia que no cesa

La oleada de desahucios y los impagos de la deuda acumulada en las tarjetas de crédito, junto a los problemas en el sector inmobiliario, seguirán mermando durante dos años los balances de la banca estadounidense. Sobre todo de las entidades pequeñas: bancos como el eBank, el First Coweta y el CapitalSouth Bank son, junto al Guaranty Financial, las últimas víctimas de una crisis financiera que se ha llevado por delante a 81 entidades sólo este año. Para tranquilidad de los clientes, sus depósitos quedan en manos de otras entidades que como el BBVA cuentan con una posición financiera sólida.

El mayor colapso bancario lo protagonizó en septiembre el Washington Mutual, cuyos activos fueron transferidos al JP Morgan Chase, convertido no solo en el gran superviviente, si no en uno de sus rescatadores. Le siguen el Continental Illinois, el First Republic Banck, el IndyMac Bank y el American S&L.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de agosto de 2009