Los asesinos de sus parejas pagan con 14 años de cárcel

Una cuarta parte de los crímenes los cometen mujeres

Los asesinos en el ámbito de la pareja son condenados a una media de 14 años de cárcel y tienen que hacer frente (si son declarados solventes, lo que no siempre sucede) a una indemnización de 212.000 euros para los herederos de la víctima. Así lo indica un estudio sobre violencia de género que ha elaborado el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre las 35 sentencias dictadas durante 2007 por tribunales del jurado y audiencias provinciales.

Del citado análisis se extrae que mayoritariamente (un 77%) son hombres quienes matan a su pareja y que sólo en ocho casos (un 23%) la agresión partió de la mujer, "sola o en compañía de otra persona que habitualmente suele ser su nueva pareja sentimental", según el Consejo.

Sólo en nueve casos de los 35 estudiados por el CGPJ había denuncia previa

El estudio revela, además, que hubo condenas en las 35 sentencias que emitieron los citados órganos. 27 de ellas fueron dictadas por jurados populares (ciudadanos que actúan como jueces).

Sólo en nueve casos de los estudiados había una denuncia previa de la víctima. Es decir, no existía orden de alejamiento y la pareja vivía bajo el mismo techo. En otras nueve sentencias se constata la existencia de agresiones o amenazas anteriores. Y sólo en tres (un 9%) se informa de la existencia de medidas cautelares previas, el alejamiento del denunciado.

Asimismo, el estudio refleja que en un 57% de los casos, la agresión se produjo entre parejas que formaban una relación de hecho (40%), o de noviazgo (17%). En un 69% de las 35 sentencias analizadas, el crimen fue cometido en el domicilio común.

La creencia de que la gran mayoría de estas muertes se produce entre parejas de inmigrantes no es real, al menos en los 35 casos estudiados por el Consejo y relativos a 2007. Un 66% de los agresores eran españoles (23 sentencias). El resto, extranjeros. Entre las víctimas, el 65% eran españolas y el 35% restante extranjeras. Más de la mitad tenían entre 18 y 30 años.

El perfil de los condenados refleja que tenían entre 31 y 45 años y muestra un fuerte incremento de los traumatismos como elemento de la muerte. El Consejo explica: "Básicamente, nos encontramos ante un varón, de entre 31 y 45 años, que emplea para matar varios mecanismos, fundamentalmente armas blancas (cuchillos, navajas...), que representan el 48,1% de los casos; los traumatismos (golpes) fueron la causa de la muerte en un 18,5% y el estrangulamiento con las manos, en un 7,4% de los casos estudiados". Las armas de fuego fueron empleadas en un 3,7% de los asesinatos.

El estudio también evidencia que no se observó la circunstancia de alteración psíquica como atenuante en ningún caso, aunque sí se ha estimado como eximente incompleta en cinco casos, lo que supone un 14% de los estudiados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de julio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50