La cúpula de la CEOE cierra filas con Díaz Ferrán tras el ataque de Zapatero

Campa y Toxo dejan una puerta abierta al diálogo para otoño - Rajoy culpa al presidente del Gobierno de la ruptura - Nuevas llamadas a una reforma laboral

Por muy mal avenida que esté una familia, ante un ataque exterior tiende a unirse. El mismo día que Zapatero dio por roto el diálogo social, señaló a un culpable: Gerardo Díaz Ferrán. En el presidente de CEOE, el jefe de Gobierno descargó principalmente la responsabilidad del fracaso de las negociaciones que perseguían un acuerdo para antes de finales de mes y le acusó de estar en manos del PP. Ayer Díaz Ferrán comenzó a recibir una avalancha de apoyos desde el seno de la organización empresarial. Según la patronal, ayer recibieron correos electrónicos y cartas de apoyo desde "casi todas las organizaciones de la confederación".

Hoy ese apoyo debe de ratificarse en junta directiva extraordinaria. "Saldrá a hombros y por la puerta grande", enfatizan fuentes empresariales. En la rueda de prensa prevista para hoy al acabar la reunión de los más de 200 miembros convocados, Díaz Ferrán estará escoltado por sus vicepresidentes. Será la escenificación de un cierre de filas que Díaz Ferrán se ha preparado minuciosamente desde que llegó a presidir la confederación.

Esperanza Aguirre tacha a Zapatero de "sindicalista retrógrado piquetero"
Blanco sostiene que la postura de la patronal descubre "la agenda oculta del PP"
Más información
"La patronal ha gestionado el diálogo social de una forma muy desafortunada"

Los apoyos redundan en la petición de reformas estructurales, y en especial la reforma laboral, que hizo saltar por los aires el acuerdo social. En esa línea se expresaron los responsables de la CEIM y de la patronal catalana Fomento del Trabajo. Juan Rosell instó al Gobierno a buscar "nuevas fórmulas" para reformar el mercado laboral. Y arremetió contra "la actitud conservadora" que, en su opinión, muestra el Gobierno, informa Lluis Pellicer. También el Círculo de Empresarios defendió las posiciones de la patronal, reforma laboral incluida, y pidió que "no se constriña el diálogo con líneas rojas".

Los respaldos a Díaz Ferrán no sólo llegaron en público. También lo hicieron en privado. "Se espera un apoyo generalizado", se apunta desde una de las asociaciones de CEOE que más se ha significado en esta etapa del diálogo social. "El apoyo llegará si todos somos consecuentes con lo que decimos y hemos venido haciendo. El presidente ha hecho lo que los órganos de Gobierno le han dicho", aclara un componente de esos órganos; "esto no ha sido una situación personal".

Precisamente, Díaz Ferrán esgrimió en la cena en La Moncloa del pasado miércoles que él quería el acuerdo, pero que si lo aceptaba la junta directiva le retiraría el apoyo y tendría que negociar con otro presidente. No obstante, desde el entorno de la organización se escucha alguna crítica: "¡Cómo dice eso, si él controla los órganos de dirección y los ha diseñado a su medida con nombramientos de vicepresidentes!".

En todo el proceso, ha destacado el silencio de las grandes empresas. Aunque estén representadas a través de sus patronales -banca, construcción, electricidad...-, no se han involucrado ni tampoco se las ha consultado individualmente. La patronal se ha caracterizado desde los tiempos de José María Cuevas por volcarse más en las pyme. Las grandes empresas, que tienen una interlocución directa con el presidente, esperan que se retome el diálogo en septiembre, según fuentes consultadas.

Pero para lograr ese acuerdo el diálogo social tendrá que mostrar más efectividad que la demostrada en lo que va de legislatura, periodo en el que no se ha anotado ni un solo logro. No obstante, desde el Gobierno y los sindicatos no se arroja la toalla. "Aunque se haya roto, a medio plazo debemos seguir manteniendo una interacción constante con los agentes sociales para intentar mejorar la situación", declaró ayer el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. Y el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, se resistió a dar por roto el diálogo social: "No hemos dado por roto el diálogo social. Ha terminado una fase sin acuerdo".

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, aprovechó el fracaso de la semana anterior para cargar contra Zapatero, al que acusó de ser el único culpable de la ruptura. "La culpa es de quien gobierna; la responsabilidad la tiene una persona y esa persona es Zapatero", dijo. "Buscaba una foto y más déficit y se ha quedado sin foto y sin reformas para ser más competitivo", añadió.

También Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, cargó contra Zapatero, al que calificó de "sindicalista retrógrado piquetero". En su opinión, el presidente del Gobierno "sólo sabe gastar" y "no quiere hablar de las reformas que España necesita". Si el Gobierno quiere llegar a acuerdos con los empresarios y los sindicatos, indicó Aguirre, "no puede poner líneas rojas ni temas tabú". "Son los empresarios los que crean empleo", afirmó Aguirre, y no "el abrir y cerrar zanjas" por medio de ayuntamientos, en referencia al Plan E del Gobierno, informa Beatriz Jiménez.

La respuesta a la presidenta madrileña llegó de José Blanco. El ministro de Fomento declaró señalando que " piqueteros" son quienes tratan de acabar con los derechos de los trabajadores y la Seguridad Social. Y añadió: "No me sorprende que el PP aplauda lo que dice la CEOE porque, al fin y al cabo, lo que ha puesto encima de la mesa la CEOE es el programa oculto del PP, que el PP no se atreve a señalar a la sociedad española, es decir: abaratar el despido y las cotizaciones sociales, aun a riesgo de poner en jaque el fondo de pensiones".

Gerardo Díaz Ferrán y José Luis Rodríguez Zapatero, en una rueda de prensa en La Moncloa el año pasado.
Gerardo Díaz Ferrán y José Luis Rodríguez Zapatero, en una rueda de prensa en La Moncloa el año pasado.ÁLVARO GARCÍA

Cruce de acusaciones

- Mariano Rajoy, presidente del PP: "Es cómico y antidemocrático que se le atribuya el fracaso de la ruptura del diálogo social al PP cuando la culpa es de quien gobierna, la responsabilidad la tiene una persona y esa persona es Zapatero".

- Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid: "Hemos visto el verdadero talante de Zapatero: en vez de escuchar, amenaza. Ha hecho un ejercicio de prepotencia con quien no quiere sumarse a sus medidas de sindicalista retrógrado piquetero".

- Cristóbal Montoro, portavoz económico del PP: "Es un delirio" que se pretenda culpar al PP de la ruptura del diálogo social. Sólo "se ha buscado una foto más".

- José Blanco, ministro de Fomento: "Los únicos piqueteros son los que tratan de destruir un edificio que se ha levantado entre todos. La propuesta de la CEOE era desequilibrada y exagerada y descubre la agenda oculta del PP".

- Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO: "No sé qué me preocupa más: que pretendan engañarnos o que no sepan que estaban planeando el despido libre. Si no es así, que venga Dios y lo vea".

- Francisco Naranjo, portavoz de CC OO de Madrid: "Una persona [Esperanza Aguirre] que ha sido incapaz durante años de cerrar el proceso diálogo social está incapacitada para juzgar a personas que se han pasado meses negociando".

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS