_
_
_
_
Análisis:ANÁLISIS | Primera visita oficial española al Peñón
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Cooperación, no soberanía

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Peter Caruana, el ministro principal de Gibraltar, abortó en noviembre de 2002 la mayor ofensiva diplomática española desde la instauración de la democracia para recuperar la soberanía de Gibraltar.

En el referéndum que convocó entonces, casi el 99% de los llanitos se pronunciaron en contra del acuerdo, alcanzado tres meses antes por los Gobiernos de Londres y Madrid, para negociar un régimen de cosoberanía para la colonia británica.

El final de la legislatura del PP conllevó un parón diplomático, al que el ministro Miguel Ángel Moratinos puso fin impulsando en 2004 el Foro de Diálogo sobre Gibraltar. El objetivo es ahondar la colaboración con la colonia, dejando de lado la reivindicación sobre la soberanía, incluso la del istmo, no incluido en el Tratado de Utrecht, por el que España cedió el Peñón en el año 1713.

Más información
Moratinos: "No renunciamos un milímetro en nuestras reivindicaciones"
Fraga defiende la visita de Moratinos al Peñón

El llamado "diálogo a tres bandas", porque por primera vez otorga voz propia a Gibraltar en la mesa de negociaciones, empezó en Córdoba en 2006, continuó en Londres y ayer se celebró en el Peñón su tercera reunión con la asistencia de Moratinos. El ministro dedica más esfuerzos a la cooperación con Gibraltar que a Andorra, a la que nunca viajó.

La fórmula tripartita aceptada en 2004 por España realza el papel de las autoridades del Peñón. El diálogo se centra ahora en cómo hacer más fácil la vida a los habitantes del Campo de Gibraltar y, sobre todo, a los llanitos que hacen la compra, veranean y acuden al médico del otro lado de la frontera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Desde que en 1967, Londres organizó un primer referéndum y, dos años después, promulgó una Constitución, Gibraltar ha ido adquiriendo una personalidad política y jurídica propia. El Foro y la visita de Moratinos la refuerzan aún más, sin apenas contrapartidas para España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_