Un policía salva una acusación de lesiones tras ser atacado con un cenicero

Intentó parar una sucesión de insultos de un hombre contra su ex pareja en un bar de la capital vizcaína y se llevó un buen golpe en la cabeza con un cenicero y una denuncia en el juzgado por lesiones e insultos. El denunciado es policía municipal, pero no estaba de servicio cuando el 31 de julio de 2006, a las 22.30, en un bar de Santutxu, el denunciante empezó a insultar a su ex pareja con frases como "hija de puta, me das asco; te tiras a cualquiera".

El agente le pidió un poco de calma. Pero los insultos no paraban. "Maldigo que seas la madre de mi hijo", le espetó a su ex pareja. Tras exhibirle su placa identificativa, le conminó a abandonar la taberna. Pero, lejos de darse por vencido, el hombre agarró un "cenicero de la barra, golpeando con él fuertemente" al agente, según la sentencia del Juzgado de lo Penal número 4 de Bilbao. Por esos hecho, el agresor ya fue condenado en noviembre de 2007.

El policía tuvo tiempo de hacerle una llave y tirarle al suelo "para inmovilizarle y así impedir nuevas agresiones". Y ahí comenzó la causa que le ha llevado como acusado a los tribunales. En la caída, el agresor se lesionó el tórax y tuvo un traumatismo craneoencefálico leve, además de una herida inciso contusa en la región parietal frontal. Con la cicatriz resultante y los informes médicos, el agresor llevó al policía a los tribunales por lesiones. La juez ha absuelto al policía por haber sido objeto de una "agresión ilegítima sin provocación previa", aplicándole además la eximente de "legítima defensa".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS